Dilemas morales para familias al final de la vida

El término de una vida debido a la edad o por enfermedad de un ser querido es un tema que muchas personas prefieren no pensar hasta que se necesita. Por desgracia, muchas cuestiones éticas implicadas en la atención al final de la vida son tan complejas y polémicas que pueden ser difíciles de resolver, si la familia no habla de estos temas antes de tiempo.

Cuándo dejan de luchar


La ciencia médica moderna ha hecho posible para los médicos mantener a los pacientes con enfermedades terminales con vida.

La ciencia médica moderna ha hecho posible para los médicos mantener a los pacientes con enfermedades terminales con vida, tiempo después de que ya no hay ninguna esperanza realista de recuperación, a veces durante meses o incluso años. Cuando el paciente expresa sus propios deseos con tiempo, los médicos generalmente saben si se debe seguir intentando o no, pero muchas personas no manifiestan sus preferencias por escrito con un formulario de no resucitar. En esta situación, los familiares se enfrentan a la difícil decisión de ordenar tratamientos médicos que prolonguen la vida, sin ninguna posibilidad significativa de recuperación, o para permitir que su ser querido muera de manera natural, cuando la vida se podría haber prolongado.

Qué tanto decir


Otros podrían preferir no decir nada para que el paciente pueda pasar sus últimos días sin miedo.

Cuando los miembros de la familia han sido legalmente facultados para tomar decisiones por un ser querido, pueden saber más acerca de la condición médica que el propio paciente. En esta situación, los miembros de la familia pueden saber que su ser querido se va a morir pronto, y ellos deciden cuánto decir. Algunos miembros de la familia pueden sentir que la honestidad es la mejor manera, o que su ser querido simplemente merece saber la verdad. Otros podrían preferir no decir nada para que el paciente pueda pasar sus últimos días sin miedo.

Quién toma las decisiones


Los desacuerdos sobre temas de final de la vida pueden provocar graves conflictos familiares.

Las familias a menudo se encuentran en conflicto por cuestiones del fin de vida, y en algunos estados esto puede impedir que el hospital o centro de cuidados paliativos hagan lo que los médicos creen que es el mejor interés del paciente. Si nadie ha sido designado legalmente para tomar decisiones por el paciente y si los miembros de la familia no pueden llegar a un consenso, los médicos pueden estar legalmente obligados a continuar con el tratamiento, incluso si creen que sería mejor dejar ir el paciente. Los desacuerdos sobre temas de final de la vida pueden provocar graves conflictos familiares. Los miembros de la familia con opiniones fuertes pueden tratar de imponer sus opiniones a los demás, dando lugar a acaloradas discusiones, o demandas.

Resolver conflictos


En caso de conflicto entre los miembros de la familia, el personal de hospicio u hospital puede organizar la mediación.

La mejor manera de manejar estos problemas es resolverlos antes de tiempo mediante la creación de lo que el paciente quiere que los médicos hagan antes de que sea un problema. Los pacientes pueden especificar si los médicos deberían resucitarlos o tomar otras medidas médicas extraordinarias para mantenerlos vivos. Se pueden especificar quién debería ser el encargado de la toma de decisiones importantes para ellos, si es que ya no pueden hacerlo por sí mismos, y lo mucho que quieren que los médicos o miembros de la familia les digan sobre su condición. Las familias sin orientación previa de su ser querido pueden resolver estos problemas al buscar el consejo de los médicos, y considerar si su ser querido toma en cuenta las creencias personales del paciente. En caso de conflicto entre los miembros de la familia, el personal de hospicio u hospital puede organizar la mediación.

Más galerías de fotos



Escrito por scott thompson | Traducido por sofia semo