Digestión y absorción de las proteínas y las grasas

La digestión es el proceso por el cual tu cuerpo reduce el tamaño de las partículas de alimentos que comes hasta que son lo suficientemente pequeñas como para ser absorbidas. La absorción se produce cuando estas pequeñas moléculas de partículas de alimentos pasan de tu sistema digestivo, o el intestino, hacia el torrente sanguíneo de manera que tu cuerpo puede beneficiarse de los nutrientes que contienen. Las proteínas y las grasas, que a menudo se comen al mismo tiempo, comparten algunas similitudes en la forma en que tu cuerpo las digiere y las absorbe, pero, en su mayor parte, los procesos son diferentes.

La digestión de proteínas

Cuando los alimentos proteicos en contacto con el ambiente ácido del estómago, la proteína bien plegada comienza a relajarse. Mientras esto sucede, una enzima digestiva en tu estómago une la larga cadena de aminoácidos de la proteína en trozos más cortos llamados péptidos. Los péptidos viajan al intestino delgado, donde las diferentes enzimas digestivas -secretada por el páncreas- descomponen los péptidos en cadenas aún más cortas y, finalmente, en aminoácidos individuales. Estos aminoácidos individuales están listos para ser absorbidos por las paredes de tu intestino delgado.

La absorción de proteínas

Pequeñas estructuras, conocidas como vellosidades, bordean las paredes de tu intestino delgado, mientras que las estructuras aún más pequeñas, llamadas microvellosidades, bordean tus vellosidades. Las vellosidades y microvellosidades son una serie de pliegues que sirven para aumentar el área de superficie disponible para la absorción. Los aminoácidos digeridos de tus proteínas de los alimentos pasan desde el interior de tu intestino delgado a través de las células epiteliales de tus vellosidades y microvellosidades y hacia tus capilares. Ellos viajan a través de las células epiteliales con la ayuda de proteínas llamadas transportadores de aminoácidos, que transportan los aminoácidos desde el lado intestino de tu célula hacia la parte capilar de la célula. Una vez en los capilares, los aminoácidos se mueven a través de tu organismo por el torrente sanguíneo.

Digestión de grasa

Las grasas de los alimentos consisten principalmente en triglicéridos, tres moléculas de ácidos grasos unidos a un esqueleto de glicerol. Una pequeña cantidad de la digestión de los triglicéridos alimentos comienza en el estómago, aunque la mayor parte se produce en el intestino delgado. En el intestino delgado, las moléculas de grasa se ​​mezclan con una sustancia llamada bilis secretada por la vesícula biliar, que emulsiona las partículas de grasa, o las hace más solubles en agua. El páncreas segrega una enzima digestiva, llamada lipasa, en el intestino delgado, donde actúa sobre los triglicéridos emulsionados. La lipasa digiere cada triglicérido en sus tres ácidos grasos individuales, además de una molécula de glicerol. Estos componentes grasos son ahora lo suficientemente pequeños como para someterse a la absorción.

Absorción de grasa

La absorción de la grasa es bastante diferente de la de la proteína. Los ácidos grasos y glicerol procedentes de la digestión de triglicéridos entran en las células epiteliales del intestino delgado, tanto por difusión pasiva como por una proteína transportadora de ácidos grasos. Una vez dentro de la célula epitelial, se transforman en un triglicérido y luego en un paquete llamado transportador de quilomicrones. Los quilomicrones pasan a los vasos linfáticos ubicados en las vellosidades del intestino delgado antes de entrar en el torrente sanguíneo. Una vez que los quilomicrones llegan a tu sangre, se desunen y sus contenidos se mueven por todo tu organismo.

Más galerías de fotos



Escrito por jan annigan | Traducido por javier enrique rojahelis busto