¿Cómo difieren atléticamente los hombres de las mujeres?

Las diferencias atléticas entre los hombres y las mujeres tienen mucho que ver con las características innatas determinadas por la genética y las hormonas. Éstas incluyen la altura, el peso, la masa muscular, la grasa corporal y la capacidad aeróbica. Como grupo, las mujeres no corren, saltan o nadan más rápido que los hombres. Las mujeres también son más propensas a ciertos tipos de lesiones deportivas que los hombres.

Estrógeno


Las mujeres tienen más grasa corporal y articulaciones más sueltas.

Debido a los niveles más altos de estrógeno, las mujeres tienen más grasa corporal que los hombres. Las atletas femeninas más magras, como las mejores corredoras de maratón, tienen grasa corporal de aproximadamente un 8%, en comparación con el 4% de los hombres. Además, los cuerpos de las mujeres son menos musculosos, pero sus articulaciones son más flexibles, lo que les da un mayor rango de movimiento; una ventaja en deportes como la gimnasia. La pelvis femenina que es más amplia también afecta a la alineación y el movimiento de las extremidades. Los hombres tienen niveles más altos de testosterona, lo que les da una ventaja de rendimiento en otros aspectos.

Testosterona


Los hombres tienen una mayor masa muscular.

La testosterona capacita a los hombres para desarrollar los músculos esqueléticos grandes, así como corazones más grandes. Los hombres también tienen una mayor proporción de 2 tipos de fibras musculares, que generan energía, fuerza y ​​velocidad. La testosterona también aumenta la producción de células rojas de la sangre, que absorben el oxígeno, dando a los hombres una mayor ventaja aeróbica, informa la escritora Gina Kolata de "New York Times", en una entrevista con el Dr. Mark Tarnopolsky, un investigador de ejercicio en la Universidad McMaster en Ontario.

Lesiones


Lesiones.

Las mujeres son más propensas a lesionarse las articulaciones como los hombros y las rodillas. Los músculos del hombro más débiles y los tejidos de soporte y más flexibles significan que la articulación es menos estable que en los hombres, según informa el escritor Michael Lasalandra, en una entrevista con la especialista en medicina deportiva, Bridget Quinn de Beth Israel Deaconess Medical Center. Además, la tasa de lesiones en el ligamento cruzado anterior o LCA (por sus siglas en inglés), un ligamento en la rodilla, es significativamente mayor en las mujeres que en los atletas masculinos. Por la formación y el fortalecimiento de los músculos de apoyo adecuado, las mujeres pueden prevenir este tipo de lesiones.

Registros deportivos


Registros de deporte.

La brecha de género en el rendimiento deportivo, como se muestra en los registros de la competición olímpica, se ha mantenido estable desde 1983. La diferencia media ha sido de alrededor del 10% entre los hombres y las mujeres de todos los eventos. La diferencia media es de 10,7% para la carrera, un 8,9% para la natación y el 17,5% para saltar. Cuando las actuaciones mejoran, las mejoras son proporcionales para cada género. Aún así, en los deportes como correr, una mujer que está en forma y bien entrenada puede superar a un hombre que no lo está. En el tiro y la competencia ecuestre, donde el equilibrio físico y concentración mental son esenciales, las mujeres pueden competir par a par con los hombres.

Más galerías de fotos



Escrito por lexa w. lee | Traducido por martín giovana