Dificultades para disminuir la grasa visceral

El cuerpo humano presenta dos tipos de grasa: subcutánea y visceral. La grasa subcutánea se ubica cerca de la superficie de la piel, mientras que la grasa visceral se encuentra en la zona abdominal rodeando los órganos internos. Si bien el exceso de grasa tiene un efecto negativo en tu salud, la grasa visceral es especialmente peligrosa. Este tipo de grasa que se acumula alrededor de la sección media implica un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Grasa visceral relacionada con enfermedades

La grasa visceral ha sido relacionada con un aumento del riesgo de padecer enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. En las mujeres, el exceso de grasa abdominal aumenta el riesgo de cáncer de mama y la posibilidad de sufrir problemas de vesícula. En los hombres, con al aumento de la grasa abdominal aumenta el riesgo de sufrir cáncer colorrectal y apnea del sueño. Una de las razones por las que el exceso de grasa visceral es perjudicial es su ubicación cerca de los órganos vitales. La grasa almacena sustancia como ciertos ácidos grasos, que pueden impactar directamente en el tejido circundante. Debido a su proximidad a los principales vasos sanguíneos, también está relacionada directamente con los niveles altos de colesterol y la resistencia a la insulina.

¿Cuánto es demasiado?


La circunferencia de tu cintura es un buen indicador de las reservas de grasa.

Es muy probable que tengas algo de grasa visceral, pero la verdadera pregunta es si tienes demasiada. Una de las formas clave en la que los investigadores determinan los factores de riesgo del exceso de grasa visceral es midiendo la cintura. Toma una cinta medidora y mide justo por encima del hueso de tu cadera. Las mueres deberían tener una medida menor a 35 pulgadas y los hombres menor a 40 pulgadas. Tener una circunferencia mayor indica un exceso de concentración de la grasa visceral y un mayor riesgo de sufrir problemas de salud.

Dificultad para perder grasa visceral

Perder grasa visceral sigue siendo un desafío para la mayoría de las personas ya que la grasa es un tejido activo. Las investigaciones demuestra que las células adiposas del abdomen estimulan la producción de una hormona que puede afectar tu salud. La principal hormona que es estimulada por el estrés y la grasa visceral es el cortisol. Esta hormona desencadena la producción y almacenamiento de grasa visceral, a la vez que es un estimulante del apetito. El exceso de cortisol en el cuerpo dificulta la pérdida de grasa visceral. Estar en un estado de estrés produce un aumento de la grasa visceral y una vez que esta existe, la constante estimulación del cortisol hace que sea difícil su eliminación.

Soluciones efectivas


Consumir una dieta variada con frutas y hortalizas, proteínas magras y cereales magros ayuda a disminuir la grasa abdominal.

Afortunadamente, la grasa visceral puede se puede bajar con dieta y cambios en el estilo de vida. La actividad física regular ayuda a disminuir las reservas de grasa a la vez que reduce el estrés. El yoga y el tai chi están recomendados para el manejo del estrés. Los cambios dietario aumentando el consumo de frutas y hortalizas que disminuyen la ingesta de grasas saturadas han demostrado ser efectivas. Finalmente, los niveles de cortisol pueden reducirse descansando lo suficiente por la noche, lo que ayuda a disminuir las reservas de grasa visceral. El manejo de estas zonas ayudan a disminuir los niveles de cortisol del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por meredith crilly | Traducido por paula santa cruz