Dificultad para respirar al hacer ejercicio

La dificultad para respirar al hacer ejercicio puede manifestarse como falta de aliento, sibilancias, tos similar a un ladrido o estrechamiento de la garganta. Hay muchas razones por las que podrías desarrollar problemas para respirar durante el ejercicio incluyendo haber iniciado recientemente un programa de ejercicio, asma inducida por el ejercicio o una hernia hiatal. Necesitas saber cuando la dificultad para respirar durante el ejercicio es algo que requiere de atención médica inmediata y cuando no.

Edad

La edad, el estilo de vida, la salud y la condición física en general son factores a tener en cuenta en situaciones en las que puedes experimentar dificultades para respirar durante el ejercicio. Después de los 30 años de edad, la tasa de flujo de aire que pasa a través de los pulmones comienza a declinar lentamente, haciendo más fácil que te falte el aliento durante el esfuerzo físico. Los músculos del diafragma y los que se encuentran entre las costillas se vuelven más débiles a medida que el tiempo avanza, obligándolos a trabajar más duro para proporcionar un flujo de aire máximo. Estos cambios naturales de la edad no te impiden intercambiar suficiente aire, porque en la juventud, hay un "exceso" de capacidad pulmonar que el cuerpo utiliza a medida que envejeces.

Estilo de vida y condición física

Si has mantenido un estilo de vida bastante sedentario y estás comenzando una rutina o programa de ejercicios, puedes encontrarte con falta de aliento durante tus entrenamientos iniciales. Lo mismo se aplica si estás cambiando tu entrenamiento para incluir más actividad aeróbica, puedes experimentar una ligera falta de respiración hasta que tu cuerpo comience a aclimatarse a los cambios en la actividad física. Si tienes sobrepeso u obesidad, el ejercicio puede resultar en una ligera falta de aliento.

Salud

Tu estado general de salud es otra consideración importante de por qué es posible que experimentes problemas para respirar durante el ejercicio y la razón por la que es importante consultar a tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Las enfermedades del corazón, respiratorias e hipertensión pueden justificar que comiences con sesiones cortas con más frecuencia en lugar de una sesión diaria larga hasta que tu cuerpo acumule tolerancia a la actividad física nueva. El asma inducida por el ejercicio es una condición que puede ser tratada con el uso de medicación, lo que te permite ejercitarte sin experimentar sibilancias o jadeos.

Consideraciones

La dificultad para respirar debido a la edad, el estilo de vida y la condición física no es inusual si ese es el único síntoma presente. Los síntomas como presión en el pecho, dolor o malestar, sibilancias en la ausencia de un diagnóstico conocido de asma, problemas para respirar que se agravan o empeoran con el tiempo, presencia de tos seca y opresión en la garganta son todas señales de la necesidad de ser visto por un profesional de la salud. Si la dificultad para respirar ocurre súbitamente o pareces no estar recibiendo suficiente aire con tus respiraciones, contacta a los servicios de emergencia.

Más galerías de fotos



Escrito por lee woodard | Traducido por natalia pérez