Diferentes agarres de béisbol para lanzadores zurdos

Los lanzadores zurdos tienen un lugar especial en la historia. Sandy Koufax, Warren Spahn, Whitey Ford, Lefty Gomez y Lefty Grove son sólo algunos de los extraordinarios lanzadores zurdos de la historia del béisbol. Los lanzadores zurdos tienen la ventaja de ser difíciles de leer para la mayoría de los bateadores, pues estos suelen ver con mucha mayor frecuencia los envíos de derechos. Sin embargo, para ser efectivos más allá del lanzamiento sorpresa, los zurdos deben saber cómo agarrar la pelota. En algunos lanzamientos, los agarres de los derechos no son distintos a los de los zurdos, pero en otros casos, son muy diferentes.

Bola rápida

Coloca tu dedo medio e índice en la porción central exterior de la bola, sobre las costuras. La presión de ambos dedos debe ser igual. Tu pulgar debe estar directamente debajo de la pelota. Lanza la bola justo por encima al usar el lanzamiento rápido y el punto de liberación debe estar 12 pulgadas (30 cm) al frente de tu cabeza para completar el lanzamiento.

Curva

La curva de un zurdo puede ser uno de los lanzamientos más difíciles de batear, especialmente si quiebra en un ángulo cerrado. Los bateadores rara vez ven este lanzamiento y es difícil descifrarlo. Coloca tu dedo medio sobre la costura exterior. Ésta es la más cercana a tu dedo meñique. Tu dedo índice debe estar a un lado del dedo medio. Al hacer este lanzamiento, debes girar con fuerza tu muñeca hacia la izquierda. Al terminar el envío, tus dedos debe estar más cerca del suelo y tu pulgar debe apuntar hacia arriba.

Bola rápida de dedos abiertos

Éste es un lanzamiento para zurdos con grandes manos y dedos largos. Toma la bola sobre las costuras y abre tus dedos lo más que puedas. Tu pulgar va debajo de la bola, entre las dos costuras. Gira tu muñeca hacia abajo al hacer el lanzamiento. La colocación abierta de los dedos hará que la bola vuele hacia abajo. También hará que se aleje ligeramente de los bateadores derechos y que se acerque a los bateadores zurdos.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por eduardo moguel