Diferencias en zancadas

Las zancadas pueden ser significativamente diferentes dependiendo de la cultura, de los lugares e incluso del sexo. Estas diferencias pueden estar relacionadas con determinadas características del nivel de estado físico del caminante e incluso rasgos psicológicos, incluyendo la confianza. Sin embargo, es importante destacar el ambiente en que las diversas zancadas tienen lugar. Si bien su observación cuenta sólo una historia limitada, esta percepción se puede combinar con otras observaciones respecto del lenguaje corporal para obtener una visión respecto de la naturaleza humana.

Velocidad

La velocidad de las zancadas puede dividirse en algunas categorías: paso tranquilo, paso con propósito, paso rápido o paso o marcha apresurada. La velocidad suele estar determinada por la frecuencia de las zancadas, o pasos, en un determinado marco de tiempo, junto con la distancia cubierta en cada paso. Para los adultos, la velocidad promedio de intensidad moderada para caminar es de 100 pasos que cubren 250 pies (75 metros) por minuto, mientras que una caminata lenta puede ser mucho más inferior que eso. Mientras tanto, los caminantes competitivos pueden hacer más de 150 pasos por minuto.

Longitud de las zancadas

La longitud de las zancadas variará entre hombres y mujeres. La zancada promedio para la mujer es de 2,2 pies (66 cm), mientras que la del hombre es de 2,5 pies (75 cm). Esto está básicamente relacionado con la altura: las personas con piernas más largas harán zancadas más largas, que también pueden conllevar a una velocidad superior.

Connotaciones de las diversas zancadas

La actitud positiva y negativa se atribuye a los diversos estilos de zancadas. Dependiendo de la circunstancia, un tipo de zancada se puede interpretar de modo positivo y negativo. Por ejemplo, una zancada lenta se puede ver como una actividad placentera; asimismo, se puede interpretar como pereza. Todo esto depende de las percepciones individuales en una situación determinada: un caminante agresivo y veloz puede no llamar la atención en una ciudad de mucho movimiento, pero definitivamente parecería estar muy agitado en una ruta rural.

Cuestiones adicionales

Las zancadas no están limitadas únicamente a la precisión científica de la velocidad y longitud de las mismas. Los movimientos de las caderas y la posición de la parte superior del cuerpo y los brazos pueden agregar dimensiones a las zancadas, proporcionando más signos de lenguaje corporal. Las caderas sueltas y la parte superior del cuerpo relajada pueden contribuir a una sensación de relajación, mientras que marchar con la espalda tiesa y los hombros encorvados puede conllevar a una impresión de frustración o agresión. Arrastrar los pies implica renuencia, y generalmente frenar o volver a arrancar pueden ser signos de duda. El movimiento de los brazos suele acompañar a las zancadas y puede ser forzado, como en el caso de los soldados, o simplemente pueden moverse con naturalidad desde adelante hacia atrás.

Intención

Las diversas zancadas existen para alcanzar diversos objetivos. Una vez que conoces las diferencias puedes comenzar utilizando la zancada para transmitir diversos mensajes con tu cuerpo. Algunas zancadas especializadas no son necesariamente naturales para los humanos: las modelos de pasarela deliberadamente caminan con lentitud y con seguridad, con un pie directamente adelante del otro, al igual que los gatos. Este estilo inusual de zancada sirve para resaltar las ropas, no la persona.

Más galerías de fotos



Escrito por lei line | Traducido por florencia prieto