Diferencias entre la pitiriasis rosada y las espinillas

La pitiriasis rosada y las espinillas o acné vulgaris, son afecciones comunes de la piel que con mayor frecuencia afectan a los adolescentes y adultos jóvenes. Las dos condiciones pueden confundirse entre sí al principio, pero las causas y los síntomas posteriores son distintos. Aunque la pitiriasis rosada habitualmente persiste durante cuatro a 10 semanas antes de desaparecer por completo, las espinillas pueden aparecer y desaparecer a corto plazo, pero volver a aparecer durante meses o años.

Pitiriasis rosada

La erupción cutánea de la pitiriasis rosada es un 50 por ciento más frecuente en mujeres y tiende a ocurrir en la primavera o el otoño. A menudo comienza con una sola placa ovalada de color salmón, un tipo de lesión que mide entre 2 a 4 centímetros de diámetro y aparece en el tronco del cuerpo. A veces, la placa tiene escamas que están ligadas o unidas a la piel en el borde de la lesión, y están libres o desprendiéndose en el centro de la misma. Existen dos variaciones más comunes en personas de piel oscura: una afecta a las axilas y la ingle en lugar del tronco, mientras que las otras pareces baches en lugar de placas. Los pacientes pueden confundir cualquiera de estas erupciones de la piel con granos o espinillas.

Varios días o semanas después de la primera lesión, aparecen lesiones similares pero más pequeñas. Las lesiones por lo general no causan otros síntomas, pero pueden ir acompañadas de picazón y síntomas leves similares a la gripe, como fiebre y náuseas. La pitiriasis rosada es probable, pero no definitivamente, causada por el virus del herpes humano 7 o el virus del herpes humano 6.

Esta infección normalmente desaparece por sí sola, no requiriendo de tratamiento. Los medicamentos para controlar la comezón pueden incluir esteroides tópicos de resistencia media o antihistamínicos orales tales como la difenhidramina, la cual puede provocar somnolencia y loratadina o fexofenadina, que no causan somnolencia como efecto secundario. Las formas más efectivas para acelerar la retirada de las placas son los tratamientos de una semana con la exposición a la luz ultravioleta-B o esteroides tópicos. La pitiriasis rosada se cura sin dejar cicatriz y rara vez recurre.

Las espinillas

El acné vulgaris es la más extendida de todas las enfermedades de la piel y por lo general se produce durante la pubertad. Esta enfermedad causa lesiones llamadas "comedones abiertos" y "comedones cerrados", que se conocen comúnmente como espinillas o granos. Los comedones cerrados son pequeñas protuberancias de color blanco. Los comedones abiertos son más grandes y tienen material negro en ellos. Ambos tipos tienden a comenzar en la frente, y se producen principalmente en la cara, cuello y en la parte superior del tronco. El acné vulgaris no tiene variación estacional.

El acné es más probable y más grave en adolescentes varones, aunque el porcentaje en mujeres es mayor en pacientes mayores de 25 años. Durante la adolescencia, la piel aumenta la producción de una sustancia cerosa llamada sebo. Los folículos pilosos pueden bloquearse por la secreción este material. Las bacterias en los folículos se "alimentan" de este sebo, que conduce a la inflamación. Las espinillas inflamadas pueden ser ligeramente dolorosas y pican. Las lesiones más grandes pueden causar cicatrices.

El tratamiento puede comenzar con la aplicación tópica de peróxido de benzoilo o ácido salicílico, en los casos leves. Los médicos pueden prescribir antibióticos tópicos para controlar el acné mediante la destrucción de las bacterias. Las condiciones más graves pueden requerir de antibióticos orales o vitamina A, como compuestos, como la isotretinoína. La isotretinoína debe ser utilizada con precaución, sin embargo, debido al riesgo de defectos congénitos en los fetos de mujeres embarazadas y los efectos secundarios como depresión.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew fox, md
Traducido por priscila caminer