Diferencias entre perídoto natural y perídoto circonio cúbico

El perídoto es una piedra preciosa natural de color verde vívido, con un toque de oro brillante en sus profundidades, muy apreciada desde la antigüedad. Hoy en día, la región de Cachemira en Pakistán produce los cristales más exquisitos del mundo. Pero en estas montañas de 13.000 pies (3962,4 m), las peligrosas condiciones mineras y sy rareza han hecho que los precios se disparen. Recientemente, una piedra tipo diamante creada en el laboratorio, el circonio cúbico (CZ), se ha estado produciendo en una variedad de hermosos tonos, incluyendo el rico verde del perídoto. Distinguir el real del artificial requiere entender la naturaleza de cada uno.

El mineral

El perídoto es un silicato cristalino de hierro y magnesio formado en magma volcánico. Cuanto mayor sea el contenido de hierro, más profundo es el verde. Es su forma masiva, el mismo sílice de magnesio férrico se llama olivino, un mineral común en la corteza terrestre. El perídoto es casi tan duro como el cristal de cuarzo. El perídoto en calidad de gema se encuentra en casi todos los continentes, pero en ninguna parte en gran cantidad y rara vez en especímenes perfectos.

La piedra preciosa

El perídoto es difícil de cortar y darle caras ya que se agrieta fácilmente. Aunque no es tan duro como los diamantes o las esmeraldas, mantiene el pulido bastante bien. El perídoto se encuentra en muchos tonos de verde, pero hay de otros colores. También es inusual entre las piedras ya que su color permanece igual en la luz solar o artificial. Por esta razón, los antiguos romanos lo llamaban la "Esmeralda de noche". El perídoto natural de alta calidad puede llegar a costar US$500 por quilate, a partir de 2010.

Circonio cúbico

El circonio es el óxido del metal plateado circonia. En la naturaleza, el óxido de circonia es un nublado mineral blanquecino llamado baddeleyita. Hecho en polvo y calentado a casi 5.000 grados F (2.760 centígrados), mezclado con un 12 por ciento de óxido de itrio, otro metal raro, enfriado se convierte en la gema brillante tipo CZ incolora, clara como el cristal. La C en CZ se refiere a la estructura atómica del cristal cúbico después de solidificarse. Las cualidades ópticas son difíciles de distinguir de los diamantes finos. Los químicos descubrieron que diferentes aditivos de óxido de metal pueden crear casi cualquier tono en el arco iris del gemólogo, incluyendo las variaciones sutiles en la paleta de verdes del perídoto.

Perídoto circonio cúbico

Ya que el CZ se puede hacer en casi cualquier color, la joyería ha hecho que el perídoto CZ sea ahora asequible para el comprador más frugal. Muchos productores de perídoto fabricado en el laboratorio se pueden encontrar en todo el mundo, pero una compañía de California ilustra valores típicos a partir de 2010: muchas piedras de 50 cortes redondos, de 10mm con caras se pueden comprar ahora por menos de US$50.

Detectar las diferencias

La diferencia más obvia entre el perídoto natural y el fabricado en el laboratorio es el precio. Las otras diferencias, basadas en el origen y la química, requieren de un gemólogo entrenado o de instrumentos de joyero, de lentes y del ojo experto para detectarlas. Incluso el mejor perídoto natural, debido a que soporta millones de años de fuerzas geológicas profundas en la corteza rocosa de la Tierra, contiene grietas microscópicas e inclusiones. El CZ es impecable. Esto también es parte de la razón por la cual la naturaleza del perídoto, que es menos robusta en el proceso de corte, muestra desgaste y se astilla antes de lo que un CZ y varía entre 6,5 y 7,9 en la escala de dureza mineralógica de Mohs, mientras que el CZ mide una mucho más duro 8,5, medido por instrumentos de laboratorio. El CZ es muy denso, de 5,5 a 5,9 veces más pesado que el agua en igualdad de volúmenes, mientras que el perídoto natural, pesa 3.4. Así que un quilate (unidad de peso gemológica) de perídoto natural de 1 será casi dos veces mayor que el más denso del perídoto CZ.

Más galerías de fotos



Escrito por walt pickut | Traducido por gabriela nungaray