Diferencias entre hidratante y astringente

Un buen régimen de cuidados puede hacer maravillas en la piel, en especial después de su contacto diario con el maquillaje y la suciedad. Siempre debes tener una hidratante y un astringente en tu arsenal de cuidado de la piel. Ambos tienen sus propios beneficios; si los usas adecuadamente, tendrás la piel cuidada todos los días.

Astringente

El astringente por lo general es a base de alcohol, y viene en forma de crema o loción para limpiar la piel. Está diseñado para eliminar la suciedad y el aceite de los poros y tensan la piel, y también puede usarse para tratar cicatrices, manchas de la piel y marcas de estrías. Para la piel sensible, hay varios astringentes hechos con ingredientes más suaves, como extractos de plantas, hierbas y jugos de frutas.

Uso y aplicación del astringente

El astringente debe aplicarse después de la ducha y antes de humectar. Puede aplicarse ligeramente con una bola de algodón o almohadilla sobre las partes más grasas de la cara, por lo general la nariz, el mentón y la frente. Una sensación de frío es normal cuando te aplicas un astringente por primera vez. Con el tiempo, la piel parecerá limpia y brillante, aunque el uso diario puede resecar.

Hidratante

La mayoría de las cremas hidratantes consisten en emulsiones -- pequeñas gotas de aceite u otro ingrediente hidratante mezclado en una base acuosa. Para evitar que la piel se reseque, las hidratantes también contienen humectantes, sustancias que atraen el agua y ayudan a fijarla para mantener la piel hidratada. Con los niveles de humedad en aumento, la capa externa de la piel se pone más traslúcida. Esto permite que más luz alcance las capas inferiores y dar un brillo radiante. Algunas hidratantes están hechas para evitar los signos de envejecimiento estimulando la regeneración de colágeno y elastina para mantener la firmeza y elasticidad de la piel.

Uso y aplicación de la hidratante

La hidratante se debe aplicar después del astringente, sobre la piel húmeda, dos veces al día. Coloca la hidratante en la nariz, las mejillas, la frente, el mentón y el cuello y frótalo sobre la piel con movimientos circulares. Deja que absorba por completo y deja secar unos minutos antes de aplicar el maquillaje. La hidratante sin aceite es mejor para usar en la cara, mientras que las cremas a base de aceite son mejores para los brazos, las piernas y el cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda rumbalski | Traducido por maria eugenia gonzalez