Diferencias entre el entrenamiento para el control de esfínteres de un nene y el de una nena

Si tienes uno de cada uno, ya sabes que los niños y las niñas varían en la crianza (y el entrenamiento sobre el control de esfínteres no es diferente). Sin importar el género, tu hijo tiene que estar listo emocional y físicamente para el control de esfínteres antes de comenzar. Aunque algunos niños están listos tan pronto como a los 18 meses, otros tienen que esperar hasta casi los 3 años. Si no estás seguro de si tu hijo está o no listo, pregúntale a tu pediatra. Comenzar demasiado temprano puede dar como resultado innumerables accidentes y un tiempo de entrenamiento mucho más extenso, según el sitio web MayoClinic.com.

Edades

Los niños y niñas generalmente está psíquica y mentalmente lo suficientemente maduros para iniciar el control de esfínteres entre los 18 y 30 meses. En promedio, las niñas están listas a los 29 meses y los niños a los 31, según la Unversity of Michigan Health System, y el 98 por ciento de los niños están entrenados alrededor de los 3 años. El control de esfínteres de niños o niñas lleva de tres a seis meses, pero algunos pueden lograrlo en sólo una semana. Incluso aunque tu hijo lo haya logrado, quizás necesite un pañal durante la noche por algunos años.

Equipamiento

Los niños y niñas varían en el equipamiento necesario. Ambos pueden utilizar asientos de baño, si prefieren, o asientos especiales que se colocan directamente sobre el asiento del inodoro. Si estás utilizando un inodoro para adultos, asegúrate de tener un taburete práctico. Los pies de tu hijo deberán quedar planos sobre el piso para relajar los músculos pélvicos. Los niños necesitan una pieza extra de equipamiento, especialmente si lo entrenas para que primero orine sentado: la protección contra salpicadura. Este pequeño escudo se coloca en el frente de la pelela para atrapar y dirigir la orina hacia el cuenco del inodoro.

Para comenzar

La posición del asiento de tu hijo varía depende el género. Las niñas se sientan completamente sobre la pelea con las rodillas separadas y los pies planos. Los niños, por otro lado, deben empujar su pene hacia abajo antes de sentarse y mantenerlo en el lugar con una mano mientras orinan, según la revista "Parenting". Si estás enseñándole a tu hijo a orinar de pie, ubícalo frente al inodoro, con los pies ligeramente apartados y pídale que lo haga. Utilizar los objetivos colocados en el inodoro puedes ayudarlos no sólo ha hacerlo sino que además le resulte divertido.

Entrenamiento y tácticas

A los niños, sin importar el género, les gusta copiar a mamá o papá. Deja que tu hijo varón siga a su padre al baño para aprender a orinar como él y deja que tu hija siga a su mamá. Para un niño, ofrece una pegatina o un dulce cada vez que apunta el objetivo en el cuenco. Durante el movimiento intestinal, dale un libro o pon música para mantenerlo sentado el tiempo suficiente como para que termine. Para una niña, enséñale cómo limpiarse (siempre desde el frente hacia atrás) observando a su mamá o mostrándole cómo es. Los libros, las recompensas y la música también ayudan a mantener a tu hija en el lugar hasta que termine.

Consideraciones

Sin importar el género, puedes encontrar contratiempos durante el entrenamiento para el control de esfínteres. Si tu hijo tiene numerosos accidentes o rechazos para utilizar la pelela, hacer un retroceso durante una semana o más y volver nuevamente. Nunca fuerces a tu hijo a utilizar la pelela, y busca signos de preparación (poder seguir directrices simples, poder quitarse sus pantalones y ponérselos y estar interesado en la pelela misma) antes de comenzar. Si tu hijo ya tiene 3 años y no muestra signos de estar listo o no está interesado, consulta a tu médico para ver si hay alguna causa subyacente que pueda estar evitando su control de esfínteres, tal como sugiere la University of Michigan Health System.

Más galerías de fotos



Escrito por shailynn krow | Traducido por aldana avale