Diferencias entre correr y hacer senderismo

Para que un ejercicio sea efectivo, debe gustarte. Esto te mantendrá motivado para continuar por un largo período de tiempo y lograr los objetivos que te has fijado. Correr y hacer senderismo son dos formas de ejercicio que tienen similitudes y diferencias. La que sea mejor para ti depende de ciertos factores. Antes de hacer cualquiera de las dos actividades, es buena idea discutir tus planes de ejercicio con tu médico.

Tipo de ejercicio

Cuando mueves tu cuerpo de forma repetitiva por un largo período de tiempo, tu ritmo cardíaco se eleva y comienzas a sudar. Este tipo de entrenamiento es llamado cardiovascular, o aeróbico. Tanto el correr como el senderismo caen en esta categoría. El principal beneficio que recibes del entrenamiento aeróbico es la pérdida de peso y un corazón y pulmones más fuertes.

Ritmo del ejercicio

El ritmo con el que corres o haces senderismo varía. El senderismo se hace caminando, pero esto no significa que es menos intenso que el correr. Si caminas a paso rápido en una montaña empinada mientras cargas una mochila llena de bocadillos y agua, obtendrás un entrenamiento que rivaliza con un paso de carrera moderado.

Impacto en el cuerpo

El ejercicio con peso es cualquier actividad que hagas que causa que la gravedad empuje tu cuerpo mientras estás de pie. Este tipo de ejercicio es bueno para la densidad de los huesos, lo que reduce el riesgo de osteoporosis. Tanto correr como el senderismo son ejercicios con peso, pero correr causa más impacto en las articulaciones. Esto es una contradicción si tienes problemas de articulaciones preexistentes o dolor en la parte baja de la espalda.

Calorías

El gasto calórico es importante cuando estás tratando de quemar libras. Correr tiene una ventaja cuando se trata de esta categoría. Una persona de 180 libras quema alrededor de 490 calorías en 60 minutos durante una caminata a campo traviesa. Esta misma persona quema más de 815 calorías en 60 minutos corriendo a 6 mph.

Activación muscular

Los movimientos de correr y hacer senderismo son similares, ya que los músculos se activan. Durante ambos ejercicios, realizas flexión y extensión de caderas, flexión y extensión de rodillas y flexión y dorsiflexión plantar. Simplemente mueves tus caderas, rodillas y tobillos hacia adelante y hacia atrás. Esto trabaja los glúteos, cuádriceps, isquiotibiales, pantorrillas y músculos tibiales anteriores del frente de las espinillas. Si usas velocidad mientras haces senderismo, la intensidad de tus músculos se amplificará. Tanto al correr como hacer senderismo, la intensidad en las pantorrillas y los gluteos se intensifican si vas cuesta arriba.

Entrenamientos en el exterior

Tanto correr como hacer senderismo se pueden hacer en el exterior sin importar el clima. No obstante, se puede correr en el interior en una cinta. Aunque puedes aumentar la inclinación y la caminata en la cinta como si estuvieras haciendo senderismo, no es exactamente lo mismo. No experimentas la resistencia del viento, los obstáculos o el terreno disparejo.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por maria eugenia gonzalez