Diferencias entre caminar y trotar

Caminar con energía y trotar son ejercicios aeróbicos que fortalecen tu sistema cardiovascular, queman calorías adicionales y conducen a una mejor resistencia física. Caminar es un ejercicio de bajo impacto y de intensidad moderada mientras que trotar es de alto impacto y de intensidad vigorosa. Trotar quema más calorías por minuto, pero no necesitas acelerar el paso para lograr beneficios similares a los de tu programa de caminata.

Impacto

La actividad aeróbica se clasifica generalmente como de bajo o alto impacto. Durante una actividad de bajo impacto como caminar, un pie permanece sobre el suelo en todo momento y soporta tu peso. Durante una actividad de alto impacto como trotar, ambos pies se despegan del suelo. Las actividades de alto impacto ponen más esfuerzo sobre tus articulaciones cuando tus pies golpean el suelo. Otras actividades de bajo impacto incluyen el tenis, los ejercicios aeróbicos con escalón y patinar. Las actividades de alto impacto podrían incluir los saltos de tijera, saltar la cuerda y tomar clases de baile aeróbico.

Intensidad

Caminar es un ejemplo de una actividad aeróbica de intensidad moderada mientras que trotar entra en la categoría de ejercicio aeróbico vigoroso. El ejercicio moderado en intensidad incrementa tu ritmo de respiración y cardíaco de manera leve pero notoria, de acuerdo con la Harvard School of Public Health. La actividad vigorosa es más cansadora. Cuando caminas deberías sudar pero no tanto como para no poder sostener una conversación. Al trotar, tu ritmo cardíaco se acelera aún más y la respiración también. Aún así, deberías ser capaz de sostener una conversación con oraciones cortas. Otros tipos de actividad moderada en intensidad incluyen el ciclismo a una velocidad de aproximadamente 10 a 12 millas por hora, la limpieza profunda, cortar el césped y jugar dobles en el tenis. Las actividades vigorosas también incluyen el ciclismo a velocidades de entre 14 y 16 millas por hora, jugar singles en tenis y levantar cargas pesadas.

Recomendaciones

Elegir entre caminar o trotar puede ser simplemente una cuestión de preferencia. La American Council on Exercise, o ACE, recomienda que si estás haciendo ejercicio para perder peso inicia primero con un programa de caminata, simplemente porque esta actividad pone menos esfuerzo sobre tu cuerpo. La cantidad mínima de actividad física que debes tener también se determina por la intensidad. De acuerdo con Nutrition.gov, si eliges caminar debes dedicar por lo menos dos horas y media por semana. Si optas por trotar o correr, dedica por lo menos 75 minutos por semana. Recuerda agregar sesiones de fortalecimiento muscular dos veces por semana para mantener y desarrollar tu masa corporal libre de grasa.

Otros consejos

Harvard Medical School señala que la intensidad del entrenamiento que elijas sí importa. Caminar puede ser muy benéfico para tu salud en general y para la pérdida de peso pero no si sólo paseas por 15 minutos. Tu paso debe ser rápido y enérgico para acelerar tu ritmo cardíaco, y en este caso, la actividad aeróbica moderada podría ser todo lo que necesites. De acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention, caminar sobre una superficie uniforme a un paso de entre 3 y 4.5 millas por hora o más se define como una actividad aeróbica vigorosa.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa sefcik | Traducido por glen boyd