Las diferencias entre la bronquitis y la tos ferina

La bronquitis y la tos ferina son dos condiciones respiratorias que tienen síntomas similares. Las similitud hace que el desafío del diagnóstico de una u otra sea particularmente difícil. A pesar de sus síntomas parecidos, las dos condiciones difieren en sus causas, sus pruebas para hacer el diagnóstico y sus tratamientos. Consulta con tu proveedor de salud en lugar de intentar hacer un autodiagnóstico para estas condiciones respiratorias.

Bronquitis

El término "bronquitis" se refiere a la inflamación de los bronquios, los pasajes de aire que le llevan oxígeno a los pulmones. Los dos tipos de bronquitis son agudos y crónicos. De acuerdo a la American Lung Association, la bronquitis aguda pueden causarla virus y bacterias, incluyendo la bacterium que es la que causa la tos ferina. Los síntomas incluyen tos con producción de flemas amarillo verdosas, fiebre, falta de aire e incomodidad en el pecho. La bronquitis crónica es una condición en la que la persona tiene tos por un largo tiempo con producción de mucosidad. De acuerdo a Medline Plus, fumar es una de las causas más comunes de la bronquitis crónica. Los síntomas incluyen tos con o sin flema, falta de aire y respiración con silbidos. La mayor diferencia es que la bronquitis aguda se va después de varios días o semanas, mientras que la crónica dura meses.

Tos ferina

La tos ferina es una infección de los pulmones causada por una bacteria específica llamada bordetella pertussis. Por lo tanto el otro nombre de esta enfermedad es pertusis. De acuerdo a Centers for Disease Control and Prevention, los síntomas de la tos ferina comienzan con una infección respiratoria superior, acompañada por mucosidad y congestión. La gente infectada eventualmente desarrolla la característica tos, que viene en una serie de ataques que dejan a la persona sin aire y lo fuerzan a inhalar, produciéndose el característico "silbido". Otros síntomas son la fiebre, la falta de aire y el dolor en el pecho.

Diagnóstico

Tanto a la bronquitis como a la tos ferina se las pueden diagnosticar de varias maneras. El diagnóstico de la bronquitis es mayormente clínico, lo que significa que los síntomas de la tos que produce flemas, la fiebre y una historia de una reciente infección respiratoria o fumar ayudan. Cuando un profesional de la salud escucha el pecho de alguien con bronquitis, seguramente escuchará un silbido, un ruido agudo o exhalación de aire o ronquidos, un sonido áspero. Una radiografía del pecho a veces ayuda con el diagnóstico. La gente con tos ferina también puede ser que tenga ronquidos, pero la característica tos y silbido son los que definen el diagnóstico. Varias pruebas de laboratorio pueden ayudar, generalmente basadas en una muestra de la secreción de la garganta.

Tratamiento

El tratamiento de la bronquitis y de la tos ferina son también diferentes. De acuerdo a la American Lung Association, el cuidado con fluidos y con medicinas que reducen la fiebre es lo mejor que se puede hacer para tratar la bronquitis aguda. De vez en cuando, se usan las medicaciones para la tos, los humidificadores o las inhalaciones con los broncodilatadores, aunque un reciente repaso de Cochrane de la literatura médica sugiere que las inhalaciones no son necesarias. El tratamiento de la bronquitis crónica es el mismo, aunque se agrega la prohibición de fumar, en caso de que el paciente lo haga. Puede ser que sean necesarios antibióticos, especialmente si el paciente con bronquitis desarrolla una neumonía. De acuerdo a los lineamientos nacionales, los antibióticos deben ser reservados para los pacientes con por lo menos un síntoma clave, por ejemplo, un aumento en la falta de aire o en la producción de esputo, y un factor de riesgo, por ejemplo tener más de 65 años. La tos ferina, se trata con antibióticos. Los pacientes realmente jóvenes o ancianos con tos ferina deben ser hospitalizados para hacerles un tratamiento de apoyo que consiste en oxígeno, fluidos intravenosos, antibióticos y otros procedimientos.

Más galerías de fotos



Escrito por ruben j. nazario | Traducido por adriana de marco