Diferencias entre balanceo y levantamiento pélvico

El balanceo pélvico y la elevación pélvica son dos movimientos de yoga comúnmente usados para aliviar el estrés en la espalda baja y mejorar la postura. Además, ambos movimientos fortalecen los músculos que brindan soporte a tu abdomen, espalda baja y pelvis. Los obstretras con frecuencia recomiendan levantamientos y balanceos pélvicos para aliviar el dolor de espalda causado por el embarazo. Al igual que en muchos movimientos de yoga, la forma adecuada es importante para recibir beneficios máximos y evitar las lesiones. Aunque parecen similares, el levantamiento de pelvis es una forma avanzada del balanceo de la misma.

Posición de inicio para ambos movimientos

Recuéstate sobre tu espalda en una superficie plana y relaja tus manos sobre tu abdomen. Alternativamente, recuesta tus brazos de 6 a 12 pulgadas alejados de tu cuerpo y tus palmas hacia arriba. Si tu cuello siente esfuerzo en esta posición, coloca una pequeña almohada o toalla doblada bajo tu cabeza para apoyo. Asegúrate que tu mentón se encuentre bajo la altura de la frente. Separa tus piernas a la distancia de las caderas y coloca tus pies sobre el piso, paralelos entre ellos. Flexiona tus rodillas a un ángulo de 90 grados. Las piernas flexionadas estiran tu espalda, brindando alivio de tensión. Puedes relajarte en esta posición por unos pocos minutos antes de comenzar el balanceo o levantamiento pélvico.

Cómo realizar el balanceo pélvico

Recuéstate en la posición de inicio e inhala profundamente. Conforme exhalas, contrae tus músculos abdominales, causando un ligero balanceo de la pelvis. Mientras flexionas tu abdomen, imagina bajar tu ombligo hacia tu espalda. Inhala lentamente y relaja, deberías sentir los músculos de tu espalda relajándose. Continúa con el patrón de inhalar y exhalar con el balanceo pélvico, asegurándote que quedes completamente vacío en cada exhalación y llenes tus pulmones con cada inhalación.

Cómo realizar el levantamiento pélvico

Desde la posición inicial, flexiona tu abdomen para balancear la pelvis ligeramente con una exhalación. Sostén la flexión en tu próxima inhalación. Conforme exhalas una segunda ocasión, haz presión hacia abajo con tus pies simultáneamente y lentamente levanta más tu espina dorsal del suelo. Detén el levantamiento cuando inhales. Continúa levantando más tu espalda baja, media y alta del piso con cada exhalación. Para cuando tu cuerpo ya no se sienta cómodo. Sostén la posición elevada por una o dos respiraciones y lentamente relájate de regreso a la posición inicial.

Diferencia

El balanceo pélvico es un movimiento pequeño que compromete el abdomen, fortaleciéndolo. Brinda alivio a la tensión en la espalda baja y enfoca en la relajación. El levantamiento pélvico es un movimiento más avanzado que se enfoca en los glúteos e isquiotibiales junto con los abdominales. Brinda alivio de estrés y fortalecimiento de músculos en toda la espalda. Los principiantes deberían realizar el balanceo regularmente antes de comenzar con la elevación.

Advertencia

Consulta a un terapeuta físico o proveedor de salud profesinal antes de intentar auto-tratar el dolor o la tensión con el balanceo o levantamiento pélvico. Él puede aprobar si los movimientos te ayudarán a tu condición y te enseñará la manera adecuada de hacerlo. Además, puede aconsejarte con qué frecuencia realizar los movimientos para beneficio máximo.

Más galerías de fotos



Escrito por serena styles | Traducido por arcelia gutiérrez