Diferencia entre la vitamina B-12 y el ácido fólico

Sí, ambas son vitaminas del complejo B. Sí, ambas son necesarias para producir nuevas células. Y sí, no conseguir lo suficiente de ambas vitaminas en la dieta puede conducir a la anemia. Si bien existen varias similitudes entre la vitamina B-12 y el ácido fólico, también hay una serie de diferencias. Conocer las diferencias entre las dos vitaminas del complejo B te puede ayudar a entender la importancia individual de consumir ambas en tu dieta.

Fuentes alimenticias

Una de las principales diferencias entre la vitamina B-12 y el ácido fólico son sus principales fuentes de alimento. La vitamina B-12 se encuentra principalmente en alimentos de origen animal como la carne, aves, pescado, huevos y leche. De hecho, si eres un vegano (alguien que no come ningún producto proveniente de animal) es posible que tengas que tomar suplementos de vitamina B-12 para satisfacer tus necesidades diarias. Mientras puedes llenar algunas de tus necesidades diarias de ácido fólico comiendo pollo y huevos; mejores fuentes alimenticias son las verduras de color verde oscuro, frutas, frijoles, nueces y semillas. La única similitud de alimentos que el ácido fólico y la vitamina B-12 comparten es que el hígado de res es la mejor fuente para los dos.

Funciones en el cuerpo

Tanto la vitamina B-12 y el ácido fólico son necesarios para la síntesis de ADN y la formación de células rojas de la sangre. Pero la vitamina B-12 tiene un papel adicional en tu cuerpo; es necesaria para la función neurológica adecuada. No obtener suficiente vitamina B-12 en la dieta puede causar problemas neurológicos, como entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies. El ácido fólico juega un papel importante para las mujeres en edad reproductiva, especialmente durante el embarazo. Las mujeres necesitan la ingesta adecuada de ácido fólico antes y durante el embarazo para prevenir defectos del tubo neural.

De la comida hasta el torrente sanguíneo

Cómo tu cuerpo obtiene la vitamina B-12 y el ácido fólico de los alimentos que comes a tu torrente sanguíneo también difiere. La vitamina B-12 que se encuentra en los alimentos está enlazada a una proteína. El ácido y las enzimas en el estómago ayudan a romper el enlace entre la proteína y la vitamina B-12, preparándola para la absorción. Pero antes que eso suceda, primero se debe enlazar con una sustancia secretada en el estómago llamada factor intrínseco. La vitamina B-12 y el factor intrínseco son transportados a tu intestino delgado, donde la vitamina es absorbida en el torrente sanguíneo. El ácido fólico no requiere tantos pasos para entrar en el torrente sanguíneo como la vitamina B-12. Cuando el ácido fólico entra en el estómago, es hidrolizado y luego absorbido en tu intestino delgado.

Signos de deficiencia

Los síntomas de deficiencia difieren entre las dos vitaminas. Si no estás recibiendo suficiente vitamina B-12 en tu dieta, los síntomas pueden incluir fatiga, debilidad, pérdida del apetito, pérdida de peso y estreñimiento, además de síntomas neurológicos. También puedes experimentar depresión, confusión o problemas con la memoria, si tus niveles de vitamina B-12 son bajos. Aunque también puedes experimentar fatiga con la ingesta insuficiente de ácido fólico, los síntomas de deficiencia adicionales pueden incluir palpitaciones, irritabilidad y dificultad para respirar. La deficiencia de ácido fólico también puede causar cambios en el cabello y la piel, así como decoloración de la uña.

Anemia

No obtener suficiente vitamina B-12 o ácido fólico puede causar anemia megaloblástica, que es cuando el cuerpo produce anormalmente grandes glóbulos rojos. Sin embargo, existe una anemia adicional que sólo se asocia con la vitamina B-12 conocida como la anemia perniciosa, que es una anemia provocada por la falta del factor intrínseco. Porque no puedes absorber la vitamina B-12 de la comida sin el factor intrínseco, el único tratamiento para la anemia perniciosa son las píldoras o inyecciones de vitamina B-12.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por roberto garcia de quevedo