¿Cuál es la diferencia entre el músculo liso y el músculo cardíaco?

El término "sistema muscular" se refiere, por lo general, a los músculos esqueléticos, que es el grupo de músculos responsables del movimiento y el posicionamiento de tu cuerpo. Aún así, la importancia de otros tipos de tejido muscular, como el músculo cardíaco y el músculo liso, no puede dejar de enfatizarse. A pesar de sus muchas similitudes, los músculos cardíaco y liso tienen diferencias que vale la pena notar, en particular respecto a su apariencia, ubicación, inervación y acciones.

Clasificación

Los anatomistas suelen describir los tipos musculares en base a su control nervioso, su apariencia y su ubicación. Por lo tanto, describirías un músculo que controlas a voluntad como "músculo voluntario" y a los músculos que se contraen automáticamente como "músculos involuntarios". Dependiendo de si tienen rayas bajo el microscopio o no, las fibras musculares son denominadas "estriadas" o "lisas", respectivamente. Los músculos somáticos se ubican en las paredes y extremidades del cuerpo, y los músculos viscerales rodean a los órganos internos y vasos sanguíneos. Los tres tipos de músculos son el músculo estriado esquelético, el músculo estriado cardíaco y el músculo liso.

Características

Además de su apariencia de rayas transversales, las fibras musculares cardíacas difieren del músculo liso en que contienen varios núcleos y se comportan como unidades individuales. En ambos tipos de músculos, los núcleos se ubican en el centro. Una característica única de las células del músculo cardíaco, o fibras musculares, es que se dividen y unen formando una cadena a través de discos intercalados. Estos discos permiten la comunicación intercelular, posibilitando la contracción secuencial del miocardio. Por lo tanto, tu cerebro no tiene que enviar una señal a cada célula muscular cardíaca para que tu corazón se contraiga y expulse sangre.

Ubicación

El músculo cardíaco forma el miocardio, o la pared muscular del corazón. Los vasos sanguíneos principales que surgen de tu corazón, como la aorta, también contienen músculo cardíaco. Además, este tipo muscular predomina en los conductos, tubos y cavidades de tus sistemas digestivo, urinario, respiratorio y genital. De acuerdo con los anatomistas Keith Moore y Arthur Dalley, el músculo liso también está presente en el ojo y en el globo ocular.

Control

Tanto el músculo liso como el músculo cardíaco son músculos involuntarios. Como señalan Moore y Dalley, las fibras musculares cardíacas especializadas constituyen el marcapasos que regula tu ritmo cardíaco. Este marcapasos, a su vez, está bajo el control del sistema nervioso autónomo, la parte del sistema nervioso que funciona debajo de tu nivel de conciencia. El músculo liso difiere en que el sistema nervioso autónomo lo inerva directamente. Otros desencadenantes que pueden causar la contracción del músculo liso incluyen la estimulación hormonal y la extensión.

Acciones

Tanto el músculo cardíaco como el músculo liso generan fuerza para mover o acoger los contenidos de las cavidades corporales que lo rodean. El músculo cardíaco, en esencia, bombea sangre, mientras que el músculo liso es responsable de las contracciones rítmicas que mueven los contenidos del tracto digestivo, los tubos uterinos o la uretra. En el globo ocular, el músculo liso ayuda a controlar el tamaño de tu pupila y el espesor de tu lente. Comparado con el músculo cardíaco, responde más lentamente a las señales del sistema nervioso autónomo. Sin embargo, el músculo listo es capaz de contraerse por períodos de tiempo más largos y puede extenderse más que el músculo cardíaco sin sufrir lesiones.

Consideraciones

La alta actividad del músculo cardíaco requiere de un importante suministro sanguíneo. Durante un ataque al corazón, las fibras musculares cardíacas pierden su suministro sanguíneo y se dañan. A diferencia de las células musculares lisas, las células musculares cardíacas no pueden ser reemplazadas luego de su degeneración. Además, siempre que tu corazón tenga que trabajar con más empeño que el habitual, tus fibras musculares cardíacas aumentan de tamaño. Por el contrario, el aumento en la demanda de tus células musculares lisas provocan su propio aumento tanto en tamaño como en número.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne fantar | Traducido por mariano salgueiro