La diferencia entre la gimnasia y el ballet

Tanto la gimnasia como el ballet se centran en los movimientos del cuerpo del atleta, la fuerza, el equilibrio, la flexibilidad y la destreza exhibida en una representación. A pesar de estas similitudes, se trata de dos actividades físicas distintas.

Tipos

La gimnasia es un deporte que abarca muchas disciplinas, incluyendo la artística de mujeres, la artística de hombres, la rítmica, trampolín y caída, acrobática y la gimnasia para todos, también conocida como gimnasia grupal. La artística es la más popular. Se trata de aquella disciplina en la que las mujeres compiten sobre el suelo, en saltos de potro, barras asimétricas y barras de equilibrio. En la misma disciplina, los hombres compiten sobre el suelo, en saltos de potro, barras paralelas, barras fijas, caballo con arcos, y anillas. El ballet es tanto un tipo de danza como un arte teatral. En su nivel más sencillo, es una danza graciosa realizada en puntas de pie con muchas posiciones diferentes para los pies, vueltas, saltos y levantamientos. Como arte teatral, el ballet es una historia representada musicalmente por los bailarines, como "El cascanueces" o "El lago de los cisnes".

Progresión

En gimnasia y ballet, los mejor atletas suelen comenzar a practicar la disciplina desde niños, ya que ambas requieren años de entrenamiento diario para alcanzar un nivel profesional. Las bailarinas progresan tomando clases y realizando galas. Al progresar, las bailarinas comienzan a bailar piezas de producciones reconocidas. A nivel profesional, se unen a compañías de baile y hacen audiciones para obtener roles en los espectáculos. Los gimnastas pueden participar en este deporte por recreación, pero la mayoría de ellos progresa a través de una serie de niveles de USA Gymnastics. Para pasar cada nivel, los gimnastas deben demostrar el dominio de ciertas habilidades u obtener una calificación determinada en la competencia. En el programa artístico para mujeres, por ejemplo, las gimnastas completan los niveles del cinco al 10. Luego del nivel 10, pueden probarse para obtener el estatus de élite. Los gimnastas de élite apuntan a formar parte del equipo nacional y competir en los Juegos Olímpicos.

Atletismo

Si bien las posiciones de los brazos son importantes en el ballet, el foco está en las piernas y los dedos de los pies. Todas las bailarinas comienzan bailando sobre sus dedos de los pies con zapatos suaves. Las mujeres desarrollan suficiente equilibrio y fuerza en las piernas como para bailar "en pointe", o sobre sus dedos. A las bailarinas les suele faltar fuerza en la parte superior del cuerpo, mientras que los bailarines usan la fuerza de la parte superior de su cuerpo para los levantamientos. La gimnasia incluye algunos saltos y vueltas similares a las del ballet, pero es distinta en general, ya que es un deporte de poder. Los gimnastas corren y dan volteretas, girando sus cuerpos en múltiples rotaciones en el aire. Además, tienen más fuerza en la parte superior de sus cuerpos, ya que se sostienen sobre sus manos y usan la fuerza de esa parte del cuerpo para mantener la posición en las anillas, balancearse en las barras y estallar en los saltos de potro.

Lesiones

La gimnasia y el ballet son actividades con muchas lesiones. Por la intensidad de las prácticas y la presión para ser delgadas, las niñas que practican ambas actividades están en riesgo de padecer desórdenes alimenticios, perder la menstruación y sufrir osteoporosis. Las lesiones más comunes en ballet se relacionan con las piruetas y posiciones elegantes que las bailarinas repiten todos los días. Estas lesiones pueden aparecer en los pies, los tobillos, la cadera y las rodillas. Como la gimnasia coloca presión sobre todo el cuerpo, las lesiones más comunes aparecen en los hombres, la parte baja de la espalda, los codos, las rodillas y los tobillos. Mientras que las bailarinas se mantienen principalmente en el suelo, bailando en un escenario o en una barra, los gimnastas trabajan sobre aparatos elevados, aumentando el riesgo de sufrir lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por ivy morris | Traducido por azul benito