¿Cuál es la diferencia entre fosfolípidos y triglicéridos?

Los fosfolípidos y los triglicéridos pertenecen a una clase de compuestos químicos llamados lípidos o grasas, que incluyen al colesterol, un tercer tipo importante de lípidos. Los fosfolípidos y los triglicéridos son químicamente diferentes y tienen un papel muy diferente en tu cuerpo. Cada una de las células del cuerpo requiere fosfolípidos para la estructura y función de las membranas celulares. Los triglicéridos, por el contrario, son principalmente una forma de almacenamiento de energía. Los trastornos del metabolismo de los fosfolípidos y los triglicéridos se asocian a varias condiciones de la enfermedad humana.

Diferencias químicas

Los fosfolípidos y los triglicéridos están compuestos de ácidos grasos unidos a una molécula llamada glicerol. Una molécula de glicerol puede tener un máximo de tres ácidos grasos unidos y la molécula de glicerol de los triglicéridos contiene los tres. Como los ácidos grasos son moléculas hidrofóbicas, que "odian el agua", los triglicéridos no se disuelven en el agua. Por el contrario, la molécula de glicerol de los fosfolípidos tiene sólo dos ácidos grasos adjuntos. Una molécula con una carga eléctrica ocupa la tercera posición en el glicerol de los fosfolípidos. La molécula cargada es hidrofílica, o "amante del agua". Así, los fosfolípidos se pueden disolver en agua y grasa, y son conocidos como emulsionantes. Pueden ayudar a dispersar las moléculas hidrofóbicas como los triglicéridos y el colesterol en líquidos acuosos, incluyendo tu sangre.

Fosfolípidos de la membrana celular

La membrana alrededor de cada una de las células del cuerpo controla el movimiento de moléculas dentro y fuera de la célula. La membrana de la célula también interviene en la comunicación entre las diferentes células. Junto con el colesterol y una variedad de proteínas de la membrana celular, los fosfolípidos de la membrana celular juegan un papel importante en estos procesos. La membrana tiene capas internas y externas y diferentes tipos de fosfolípidos deben estar debidamente organizados en las dos capas. Los defectos en las proteínas de la membrana de la célula que controlan la organización de los fosfolípidos de las membranas celulares están asociados con varias condiciones de enfermedad hereditaria. La organización anormal de los fosfolípidos en las membranas celulares puede contribuir a tener enfermedades cardiovasculares, enfermedades hepáticas y trastornos hemorrágicos.

Triglicéridos para almacenar energía

Tu cuerpo puede descomponer los triglicéridos y utilizar los ácidos grasos para hacer fosfolípidos. Los ácidos grasos de los triglicéridos son también la mayor reserva de energía en tu cuerpo. Los triglicéridos se almacenan predominantemente en las células de grasa, pero también en otros tipos de células, en compartimentos dentro de las células llamado gotas lipídicas o gotitas de grasa. Demasiados triglicéridos almacenados en las gotas lipídicas están asociados con varias condiciones de enfermedad humana, según un informe publicado en la edición de julio de 2013 de "EMBO Molecular Medicine". El almacenamiento excesivo de triglicéridos en las células de grasa está presente en la obesidad. En el hígado, el exceso de triglicéridos puede producir hígado graso. Demasiados triglicéridos en las células musculares desempeñan un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

Fosfolípidos y triglicéridos alimenticios

Muchos tipos de ácidos grasos se encuentran en los fosfolípidos y los triglicéridos de las grasas y aceites de tu dieta. Algunos son saturados, lo que significa que no hay enlaces dobles en el ácido graso y algunos son insaturados, lo que significa que hay uno o más dobles enlaces en los ácidos grasos. El tipo de grasas dietéticas que elijas importa; las grasas insaturadas son generalmente consideradas más saludables que las grasas saturadas. La American Heart Association recomienda limitar tu consumo de grasas saturadas a menos del 7% de tus calorías diarias totales.

Más galerías de fotos



Escrito por michael r. peluso, ph.d. | Traducido por maria gloria garcia menendez