La diferencia en el entrenamiento de un corredor de velocidad y uno de maratón

Las carreras de velocidad y las de maratón son dos extremos opuestos del espectro atlético, ya que una dura cuestión de segundos y la otra sigue por horas. Aunque los corredores de velocidad debe maximizar cada movimiento de los músculos para mejorar su velocidad, los corredores de maratón deben maximizar estos movimientos para la resistencia. Como resultado, estos atletas diferentes tienen distintos e independientes métodos de entrenamiento.

Iniciar un sprint

Los velocistas deben tener una buena salida para que se mantengan competitivos en la carrera, lo cual significa practicar que tan rápido reaccionan al disparo de salida. Párate viendo una escala de cuerda en el suelo con tus pies a la altura de tus hombros. A la señal de tu entrenador, salta y coloca un pie en la escala. Luego, brinca de la escala con la siguiente señal del entrenador. A medida que mejore, salta a la escala cuando tu entrenador diga un número par y fuera de ella con un número impar. Esta práctica ayuda a los velocistas a procesar la información rápidamente, llevando a tiempo más rápidos en los bloques de salida.

Técnica de aceleración

Un velocista debe enfocarse en la técnica, dado que son fracciones de segundo lo que dividen al primer y al último lugar en una carrera. En el entrenamiento, los velocistas practican su técnica haciendo frecuentemente sus longitud de zancada, movimientos de brazos y postura corporal. Los velocistas tratan de estar lo más erguidos posible durante la carrera, ya que inclinarse demasiado puede complicar su equilibrio. Comienza haciendo los movimientos técnicos en tu zancada en cámara lenta y luego incrementa gradualmente el paso hasta que alcances tu velocidad total.

Límite de lactato en maratón

Los corredores de maratón se enfocan en factores relacionados con la resistencia, como su límite de lactato, la cantidad de tiempo que sus músculos pueden tolerar la producción de energía aeróbica. La mejor manera de mejorar este límite es correr a tu límite actual o cerca a el alrededor de una hora. Al hacerlo, el lactato comienza a formarse en tu sangre, pero no tan rápido como para que detengas el entrenamiento. Correr a este paso permite que tu cuerpo se aclimate a tener lactato en tu sangre y músculos. Este límite se incrementa a medida que el cuerpo se acostumbra a tenerlo.

Economía de carrera

Correr un maratón significa que los atletas deben dejar energía para el final de la carrera o corren el riesgo de no finalizar. Tu economía de carrera es tu habilidad de guardar energía para momentos posteriores de la carrera. Las prácticas para maximizar tu economía de carrera incluyen subir colinas, largos intervalos y distancias exhaustivas. Estos métodos ayudan a tu cuerpo a aprender cómo conservar energía utilizando la combinación más eficiente de fibras musculares durante la carrera. También te enseña qué se siente quedarte sin energía, permitiendo que hagas ajustes si sientes que está sucediendo.

Más galerías de fotos



Escrito por jeremi davidson | Traducido por luis de la torre