Diferencia entre la distrofia muscular y la esclerosis múltiple

La debilidad progresiva muscular, pérdida de masa muscular, pérdida de coordinación, problemas de equilibrio y dificultad para caminar son características de una serie de enfermedades. Estos signos y síntomas pueden provenir de cualquier condición que interfiera con la función muscular, ya que daña los músculos propios o interrumpe los impulsos nerviosos que regulan el movimiento de los mismos. Por lo tanto, los trastornos que parecen causar síntomas similares, como la distrofia muscular y la esclerosis múltiple, pueden tener completamente diferentes causas subyacentes. Por otra parte, el tratamiento de estas condiciones puede ser radicalmente diferente.

Causas

La esclerosis múltiple se produce cuando el sistema inmunitario ataca las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal. El daño que resulta de esta actividad autoinmune puede conducir a problemas con la visión, el control de esfínteres, la sensación y la función muscular. No está claro lo que inicialmente estimula el sistema inmunológico a atacar las células nerviosas. Las distrofias musculares -las de Duchenne, Becker, el anillo óseo y otras- son trastornos que conducen a anomalías de las proteínas específicas dentro de las células musculares hereditarias. Con el tiempo, estas proteínas defectuosas causan la pérdida progresiva de la función muscular. A diferencia de la esclerosis múltiple, la distrofia muscular no daña los nervios en el sistema nervioso central. Las personas con distrofia muscular suelen tener anomalías hormonales y metabólicas, como niveles bajos de testosterona y la resistencia a la insulina.

Métodos de diagnóstico

De acuerdo con una revisión de 2011 en "Annals of Neurology", la esclerosis múltiple puede ser diagnosticada con las base en tus síntomas y un examen físico. Si tienes problemas neurológicos que evolucionan con el tiempo e implican más de una región del cuerpo; los médicos utilizan los términos "difundir en el tiempo" y "difundir en el espacio", puedes tener esclerosis múltiple. Una resonancia magnética y el líquido extraído de la columna vertebral pueden utilizarse para confirmar tu diagnóstico. Al igual que la esclerosis múltiple, las distrofias musculares, pueden diagnosticarse frecuentemente sobre la base de tus síntomas y con hallazgos físicos. Normalmente para confirmar la distrofia muscular, los médicos suelen utilizar estudios eléctricos para evaluar la función muscular, pruebas de sangre para detectar el daño muscular y biopsias musculares.

Tratamientos

Un número de tratamientos están disponibles para las personas con esclerosis múltiple, la mayoría de éstos están diseñados para calmar un sistema inmunológico hiperactivo. De acuerdo con una revisión en 2012 en "Trastornos neurológicos", algunos de los tratamientos -natalizumab (Tysabri), glatiramero (Copaxone) y fingolimod (Gilenya), por ejemplo- apuntaron componentes inmunes específicos. Otros medicamentos como los beta-interferón (Betaseron, Rebif) y los corticosteroides, modifican o suprimen la respuesta inmune general. Dependiendo del tipo de esclerosis múltiple que tengas, algunos de estos tratamientos pueden permitirte mantener un estilo de vida relativamente normal durante varios años. No hay terapias efectivas que estén aún disponibles para la distrofia muscular. Las dosis diarias de corticosteroides pueden mejorar la fuerza y ​​la progresión lenta en algunos tipos de distrofia muscular, como la de Duchenne. Sin embargo, este tratamiento no va a alterar el curso a largo plazo de la enfermedad. La terapia física y ocupacional, los apoyos y la cirugía ayudan a las personas a hacer frente a sus discapacidades. La terapia génica, que consiste en reemplazar los genes defectuosos que causan la distrofia muscular con genes normales, es un área de investigación prometedora.

Linea de tiempo

La esclerosis múltiple y la distrofia muscular se pueden presentar en diferentes etapas de la vida y con niveles de severidad variable. La mayoría de las formas de la esclerosis múltiple y ciertos tipos de distrofia muscular, como la distrofia muscular del anillo óseo, son relativamente leves y tienden a progresar lentamente. Los avances en el tratamiento han hecho posible que la mayoría de los pacientes con EM puedan vivir una vida normal. Por el contrario, las formas más graves de la esclerosis múltiple y la distrofia muscular, como la esclerosis múltiple primaria progresiva y la distrofia de Duchenne, pueden conducir a la muerte en pocos años. La insuficiencia respiratoria debido a la debilidad muscular progresiva es una causa común de muerte en personas con distrofia muscular, a pesar de la insuficiencia cardíaca y los ritmos cardíacos anormales que también pueden desempeñar un papel. Las fallas respiratorias e infecciones, tales como la neumonía, pueden contribuir a la muerte en casos severos de EM que no responden al tratamiento. Tanto la esclerosis múltiple como la distrofia muscular pueden presentarse en la infancia o en la edad adulta. Sin embargo, la mayoría de los casos de EM comienzan entre las edades de 20 y 40, mientras que la mayoría de los tipos de distrofia muscular se anuncian en la infancia o la adolescencia. En la mayoría de los casos, distinguir la esclerosis múltiple de la distrofia muscular es sencillo.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por martín giovana