Diferencia entre correr en el lugar y correr en una cinta

Las cintas de correr y los ejercicios de entrenamiento, como correr en el lugar pueden ayudar a lograr mejoras en tu forma de correr y estado físico. Aunque ni las sesiones con una cinta de correr ni el correr en el lugar replican exactamente la experiencia de correr en el exterior, estas la imitan y en algunos casos fortalecen las habilidades que apoyan un funcionamiento eficiente.

Beneficios de una cinta de correr


Las cintas de correr no tienen que adaptarse a la lluvia.

Las cintas de correr son más suaves que el asfalto, más niveladas que el césped o la tierra y están libres de obstáculos. Esto significa que puedes concentrarte por completo en la forma, el ritmo de zancada y la colocación de los pies, todo lo cual contribuye a la eficiencia biomecánica. La página web Running Planet detalla cómo la mayoría de las cintas de correr te permiten pre-programar tu entrenamiento con opciones tales como colinas e intervalos de velocidad, y recibir datos sobre la distancia, altitud y calorías quemadas. Las cintas motorizadas también te brindan una ligera asistencia de propulsión, que puede ser acogida durante los entrenamientos de recuperación.

Beneficios de correr en el lugar


Los tobillos más fuertes y flexibles ayudan a prevenir lesiones en los pies y en la parte inferior de las piernas.

Correr en el lugar es una acción vigorosa, pliométrica que aumenta la fuerza del tren inferior y la agilidad. La pliometría, la cual Life Time Endurance dice que entrena un músculo para combinar la máxima velocidad y fuerza, implica acciones como saltos y brincos, y correr en el lugar es básicamente una secuencia de alternar saltos con una sola pierna. En concreto, se requiere equilibrio, control de las fuerzas de impacto a través de la parte delantera del pie y el tobillo superior y la fuerza de la pantorrilla. El fisiólogo de los ejercicios de brincos Owen Anderson describe que, los tobillos y las pantorrillas fuertes y flexibles garantizan saltos poderosos desde los dedos de los pies, pasos y aterrizajes suaves que reducen el riesgo de lesión del hueso y ligamento. Los tobillos flexibles también permiten la plena participación de los músculos de las piernas y los pies, creando zancadas elásticas fuertes que retrasan la fatiga.

Técnica de correr en el lugar


Uno de los métodos de correr en el lugar involucra la acción de levantar las rodillas.

Comienza saltando suavemente de pie en pie durante cinco minutos, centrándote en el aterrizaje sobre la punta de tus pies y pateando los talones hacia el techo. Incrementa gradualmente tu ritmo y la altura, y trata de golpear tus nalgas con los talones. Esta acción explosiva de toda la pierna genera una rápida contracción y relajación muscular, entrena tu neuromusculatura para el trabajo de velocidad y las carreras. Los objetivos del ejercicio ilustran una variación: el ejercicio de la parte superior de la rodilla. En lugar de patear los glúteos con los talones estás llevando las rodillas en alto delante tuyo. Esto fortalece la cadera y los músculos abdominales.

Técnica de la cinta de correr


Tu zancada debería extenderse detrás de ti.

Cuando caminas hacia adelante, concéntrate en colocar cada pie directamente bajo tu cuerpo al chocar contra la cinta. Según las notas de Sports Injury Bulletin sobre la biomecánica, el aterrizaje sobre el pie disminuye cualquier acción de frenado desde los talones y estimula a los músculos isquiotibiales para tirar inmediatamente tu extremidad hacia atrás, lo que genera propulsión hacia adelante. Con fuerza extiende la pierna detrás de ti, y al nivel del suelo como sea posible mediante la contratación de los isquiotibiales y "chasqueando" los tobillos. Esto minimiza el movimiento vertical; lo contrario de correr en el lugar.

Tratando con las fuerzas de impacto


Una caminata suave y zancadas potentes llevan al éxito.

Cuando corres en el lugar, los pies generan una significativa energía vertical, mientras que en la cinta los pies generan un impulso más hacia adelante, y tu entrenamiento es generalmente menos irritante. Sin embargo, las fuerzas de impacto más altas conducen a la adaptación más rápida del músculo y una mayor fuerza muscular. Por lo tanto, mezclar, ambos tipos de ejercicio puede ayudar a ser un mejor atleta.

Más galerías de fotos



Escrito por fiona bayly | Traducido por martín giovana