Diferencia entre chupones de látex y silicona

A los bebés a menudo se les antoja el chupar algo no nutritivo; chupar como una necesidad diferente al alimentarse, para calmarse cuando están cansados, aburridos o de mal humor. La American Academy of Pediatrics sugiere que los chupones pueden ayudarte a satisfacer de manera segura esta necesidad y potencialmente ofrecerle a tu bebé una protección en contra del Sudden Infant Death Syndrome o SIDS (síndrome de muerte infantil súbita (SMIS)). Al escoger un chupón para tu bebé, una de las primeras cosas que debes hacer es determinar si quieres que tu bebé utilice un pezón de látex o de silicona. Mientras que las preferencias de tu bebé podrían darte la respuesta de elección, los chupones de látex pueden presentar ciertos riesgos de salud para algunos bebés.

Identificación

Ambos tipos de chupones consisten de un pezón montado sobre un escudo con ventilación. Los chupones de látex son más suaves y flexibles que los de silicona. Ambos tipos se presentan en una gran variedad de colores y estilos, incluyendo el clásico chupón de pezón redondo o la versión de "ortodoncia" con un pezón redondo por encima y plano por debajo.

Consideraciones

Mientras que la suavidad de los chupones de látex los hacen inicialmente más atractivos para el recién nacido, el pediatra Dr. Alan Greene enfatiza que su flexibilidad causa que no duren tanto como los de silicona. También pueden romperse más fácilmente si se mastican por bebés un poco más grandes y para aquellos ya con dientes, quienes podrían masticar trozos del pezón de latex. Los chupones de silicona también retienen menos olores y pueden ser más fáciles de mantener limpios.

Precaución

Los chupones pueden albergar gérmenes y bacterias que pueden incrementar las probabilidades de tu bebé de contraer infecciones. Un artículo del “American Family Physician” en el 2009, que marca los riesgos y beneficios del uso de chupones, sugiere que muchos chupones muestran evidencias de contaminación por cándida y organismos bacterianos y que los chupones de látex contenían los niveles más altos de tales contaminantes.

Prevención/solución

Mantener limpios los chupones de látex o silicona y desechándolos al mostrar señales de desgaste puede minimizar el riesgo de tu bebé de lesiones o enfermedades por su uso. Siempre revisa cuidadosamente los chupones de tu bebé antes de colocarlos en su boca; revisa los chupones con cuidado buscando decoloración, hoyos, rasgaduras o puntos frágiles. Lava los chupones con frecuencia con agua tibia y jabonosa; esto es especialmente importante para niños menores a los seis meses de edad, de acuerdo con el sitio ConsumerReports.org, debido al sistema inmune aún inmaduro del bebé.

Opinión de experto

ConsumerReports.org, la versión en línea de la revista sin fines de lucro, recomienda que los padres compren chupones de silicona en lugar de látex para minimizar el riesgo para el bebé de contraer alguna alergia o sensibilidad al látex. Esto es especialmente importante si tu familia tiene un historial de alergias o sensibilidad al látex. Los bebés que sufren de alergia al látex pueden desarrollar sarpullido o asma; e incluso entrar en shock cuando se les expone al látex, de acuerdo con la base de datos en línea de información sobre la salud de MedlinePlus, perteneciente a la U.S. National Library of Medicine.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por glen boyd