Diferencia entre el calzado deportivo de hombres y mujeres

Aunque puede ser tentador omitir la diferencia entre el calzado para correr de hombres y mujeres como técnica de mercadeo, la historia demuestra que hombres y mujeres tienen necesidades muy reales y diferentes para correr. Originalmente, las compañías ofrecían el calzado a escala de hombres en colores más atractivos para mujeres, pero esto rápidamente se probó como inadecuado. Las mujeres encontraron que si los talones no se resbalaban, la parte del antepié estaba demasiado justa para ser cómoda. Las compañías que tomaron su tiempo para investigar y diseñar el calzado adecuado encontraron que las ventas aumentaron rápidamente.

La forma del calzado

La principal diferencia entre el calzado para correr de hombres y mujeres es la amplitud del calzado. Comparado con el correspondiente para hombres, el calzado de mujeres está hecho con mayor amplitud en la parte del antepie y los dedos y más angosta en el talón, reflejando las diferencias de género en la forma del pie. Además, los zapatos de hombre son generalmente más amplios y más grandes que los de mujeres. Algunos, a pesar de estar etiquetados como el mismo para diferente género, tienen materiales diferentes para el apoyo del talón, afectando el ajuste, comodidad e incluso peso del calzado.

El ángulo Q

Aunque no es muy conocido, el ángulo Q es la incidencia del músculo cuádruple con respecto a la rótula. Debido a que las mujeres por lo general tienen caderas más amplias que los hombres, tienen mayor ángulo Ql, lo que causa que estén más en pronación y requieran soporte extra en el calzado. La pronación se refiere al movimiento de la parte interna y externa de la planta del pie con el hueso del talón. La sobre pronación, donde tu pie se apoya casi completamente desde el dedo pulgar del pie y el segundo y no puede propagarse el peso equitativamente, y la supinación, donde el peso de tu pie falla en transferirse hacia el dedo pulgar y fuerza a la parte externa del pie a soportar la mayor cantidad del peso, puede llevar a lesiones serias con el tiempo. Los diseñadores y desarrolladores que toman esto en cuenta, con frecuencia usan materiales diferentes para la media suela o suela completa de un calzado de mujer de lo que usan en la versión masculina.

El efecto del peso

Las mujeres tienen, en promedio, 15 por ciento menos músculo que los hombres, provocando que pesen menos y usen calzado notoriamente más pequeño. De ahí que la media suela del calzado de una mujer se diseña para sostener el 15 por ciento menos de impacto en cada pie cuando toca el piso. Debido a esto, el calzado de las mujeres con frecuencia contienen una media suela más ligera y suave que la versión masculina. Entonces, mientras el calzado para ambos sexos tienen surcos flexibles en la parte frontal y externa, estos surcos serán significativamente más profundos en el calzado femenino. Esto es debido a que la menor masa corporal de las mujeres dificulta más la flexión de la suela, así que los surcos ayudan a esta acción.

Ajuste personal

Las compañías de calzado atlético han creado un amplio rango de tipos de calzado diseñado para adaptarse a varias preferencias y requerimientos. Sin embargo, si una mujer tiene un pie más amplio o un hombre uno más delgado, tendrán que buscar calzado del sexo opuesto que realmente brinde ajuste adecuado. Aunque hay diferencias importantes entre los zapatos para correr de hombres y mujeres, estas diferencias no deberían prevenir que un corredor encuentre su ajuste perfecto.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah koh | Traducido por arcelia gutiérrez