Diferencia entre los bloqueadores de canales de calcio y los inhibidores de la ECA

Más de 56.000 personas murieron en 2006 en EE.UU. debido a complicaciones hipertensivas, de acuerdo con la American Heart Association, y según datos del 2010 casi 75 millones de estadounidenses sufren de la enfermedad. Aunque los cambios en el estilo de vida, como el ejercicio regular y la pérdida de peso, son la terapia de primera línea para aquellos con presión arterial por encima de 140/90, es posible que también necesites tomar uno o más medicamentos para bajar la presión arterial a niveles normales. Existe una variedad de medicamentos disponibles para tratar la hipertensión.

No existe una única causa para la hipertensión

Hay varios factores que pueden contribuir al desarrollo y mantenimiento de la presión arterial elevada, incluyendo desequilibrios hormonales, deficiencias de los vasodilatadores, que normalmente expanden los vasos sanguíneos, el metabolismo anormal de sodio y la estimulación inadecuada del sistema nervioso simpático. Una vez que desarrollas hipertensión, es probable que varios factores conspiren para mantener la condición. Las terapias de drogas actuales están dirigidos a uno o más de estos factores.

Bloqueadores de canal de calcio

El movimiento de calcio a través de las membranas celulares es un determinante importante en el funcionamiento de las células. La contracción muscular, constricción y la dilatación de los vasos sanguíneos, la inflamación y la conducción nerviosa son solo algunas de las muchas actividades fisiológicas que se rigen por el flujo de calcio. De acuerdo con un artículo de febrero de 2011 en "Current Drug Targets", diferentes tipos de canales de la membrana celular, o "poros", controlan el flujo de calcio en las células, y el bloqueo de estos canales ejerce una variedad de efectos sobre la función celular. Por ejemplo, el bloqueo de los canales de calcio puede disminuir la frecuencia cardíaca y dilatar los vasos sanguíneos, lo que lleva a una reducción en la presión arterial.

Inhibidores de la ECA

De acuerdo con un análisis de septiembre de 2007 en "Clinical Therapeutics", tus riñones están íntimamente implicados en el control de tu presión arterial. La función renal óptima depende de un buen flujo de sangre a través de los vasos de los propios riñones y los riñones puede mejorar este flujo mediante la liberación de una enzima llamada renina. La renina convierte otra proteína en el torrente sanguíneo a angiotensina I, que luego viaja a los pulmones donde, a su vez, se convierte por la enzima convertidora de angiotensina, o ACE, a la angiotensina II. La angiotensina II aumenta la presión arterial, lo que mejora el flujo de sangre a los riñones. Si este sistema renina-angiotensina está muy activo, tu presión arterial se eleva demasiado. Los medicamentos llamados inhibidores de la ECA interfieren con la actividad de la ECA, lo que disminuye los niveles de angiotensina II en el torrente sanguíneo.

Terapia combinada

Con frecuencia, los médicos tienen que utilizar dos o más medicamentos para controlar la presión arterial de un paciente, debido a que el cuerpo humano tiene mecanismos de compensación que impiden que un único fármaco haga efecto. Mediante el uso de un medicamento para reducir el flujo de calcio en las células y otro que inhiba la producción de angiotensina II, puede ser más fácil controlar tu presión arterial. Además, el uso de múltiples medicamentos en dosis menores a veces ayuda a reducir los efectos secundarios.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por sofía bottinelli