Diez comidas rápidas y fáciles dentro del presupuesto

Encontrar comidas saludables que se ajusten a tu presupuesto y sean fáciles de digerir es un desafío. Dobla la apuesta creando comidas que puedas preparar en menos de 30 minutos. Puedes preparar una comida completa usando muchos de los ingredientes de tu despensa y nevera, así que haz un inventario de estos antes de dirigirte a la tienda de comestibles. Sirve tu platos principales con un lado económico como una compota de fruta fresca o una ensalada fresca con yogur para obtener fibra y vitaminas extra.

Huevos al rescate

Los huevos pueden ser un sustituto de bajo costo para la carne como fuente de proteínas. Disminuye la grasa usando claras de huevo reconstituidas combinadas con huevos enteros. Los huevos orgánicos de gallinas cuestan no más de 50 centavos cada uno -esto es sólo US$1 por porción-. Un omelete combina los huevos con patatas -las croquetas congeladas funcionarán correctamente-, queso bajo en grasa y tu elección de verduras en rodajas. Ponlos en una sartén y cocina hasta que los huevos estén bien cocidos, no más de 30 minutos. Otros platos que incluyen huevos pueden ser los huevos escalfados sobre espinacas marchitas. La yema de huevo rezuma sobre las espinacas para hacer su propia salsa. Combina los huevos de pavo cocido o salchicha de pollo, cebollas y patatas. Envuélvelos en una tortilla de harina tibia para tener un burrito en el desayuno. Añádele salsa si lo deseas.

Pastas perfectas

La pasta se cocina en menos de 15 minutos y es bastante fácil de preparar para un cocinero principiante. Una libra de pastas rinde para cuatro a seis personas, dependiendo de cuánta hambre tengan, por alrededor de 25 centavos cada uno. Agrega queso bajo en grasa, frutos secos, aceite, hierbas y vegetales para que tus pastas sean perfectas. Tira los guisantes, por ejemplo, con la pasta en los últimos cinco minutos de cocción, y agrega el queso cheddar, nueces, aceite de nuez y perejil. Cambia el plato para otra noche utilizando queso parmesano, almendras, aceite de oliva, albahaca y calabacín. Combina las pastas casi cocidas con tu aderezo favorito y algunas verduras crudas crujientes para el almuerzo del día siguiente. Otra idea es preparar una cazuela de pasta. Combina la pasta casi cocida con una salsa. Mezcla con algunos vegetales. Cubre con el pan rallado y hornea hasta que las migas estén doradas y la salsa, burbujeante. Las comidas sin carne, como la pasta, a menudo cuestan menos y son más rápidas para cocinar que la mayoría de los platos basados ​​alrededor de la carne.

Mezcla de vegetales

Echar un vistazo por el pasillo de productos en el mercado de comestibles te da un montón de ideas para preparar comidas rápidas y fáciles que no van a vaciar tu billetera. Puedes grillar las verduras de verano tales como los calabacines, las berenjenas, los pimientos y tomates. Tosta el pan crujiente, mientras preparas las verduras en la parrilla. Pon en capas las verduras, y agrega aceite de oliva en la parte superior para preparar una bruschetta de vegetales. Combina verduras de invierno como la chirivía, las zanahorias, los nabos y el col con patatas en una olla de cocción lenta. Añade una pierna de jamón para darle sabor, pero no mucha grasa. Mientras que la cena tarda un par de horas en cocinarse, el tiempo de preparación no dura casi nada. Otra alternativa es el cuscús -que se cuece en menos de cinco minutos- con espinaca, el col rizado o la acelga rallada. Añade los vegetales, mientras que el cuscús esté todavía caliente para que se marchiten. Las nueces amplifican el factor de proteína y añaden una sensación crujiente agradable.

Cena trucada

Una sopa suculenta es barata y su preparación requiere de 30 minutos de principio a fin. Comienza con el pollo, la carne o el caldo de verduras. Añade tu elección de verduras, como las zanahorias, cebollas y apio que siempre funcionan. Mezcla con un poco de pasta, arroz, papas o frijoles cocidos y cocina a fuego lento durante 20 minutos. Si hay algunos restos de carne en el refrigerador, añádelos también, aunque no es necesario, porque tienes frijoles que ya aportan proteína. Una sopa de fiesta rápida comienza con tomates enlatados en dados. Añade especias mexicanas, como el cilantro, el comino y las hojuelas de chile. Tira una lata de frijoles con su líquido y un poco de maíz congelado, y cocina a fuego lento durante 20 minutos. Sirve con tortillas horneadas crujientes.

Más galerías de fotos



Escrito por katie jensen | Traducido por eliana belen doria