Diez actividades cardiovasculares

Escrito por Lisa Martin
Subir y bajar es una actividad cardiovascular efectiva.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

El ejercicio cardiovascular incluye cualquier actividad en la que mueves grandes grupos musculares durante 15 minutos o más manteniendo un ritmo cardíaco elevado. Además de quemar grasa corporal, las actividades cardio acondicionan tu corazón y tus pulmones para mover la sangre y el oxígeno por todo el cuerpo de manera más eficiente. Con el fin de aprovechar plenamente los beneficios de las actividades cardio, la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda al menos 30 minutos, cinco días a la semana. El ejercicio cardiovascular se realiza de muchas formas diferentes. Intenta encontrar la que más te guste.

Caminar

Caminar es una de las formas más fáciles y más convenientes de actividad cardio.
walking image by Salem Alforaih from Fotolia.com

Debido a la naturaleza de bajo impacto, caminar es una de las formas más fáciles y más convenientes de actividad cardio. Ya sea que seas principiante o tengas mucha experiencia en este tipo de ejercicios, aprovecha los beneficios de caminar y ajusta la intensidad en función a tu experiencia. En pocas palabras, ponte tus zapatos para caminar, abre la puerta y al camino.

Correr

Trotar o correr es una opción para ejercicios cardiovasculares
running image by Byron Moore from Fotolia.com

Después de caminar, trotar o correr es una opción para ejercicios cardiovasculares, requiere de una intensidad ligeramente superior. Comienza lentamente y trabaja hasta alcanzar entrenamientos más difíciles. Una vez que tengas experiencia corriendo, varía la velocidad y el terreno para desafiar tu sistema cardiovascular. Recuerda que debes mantener la cabeza erguida y poner atención en tu forma de minimizar el riesgo de lesiones.

Danza aeróbica

Las clases de danza aeróbica varían en tema.
Beautiful young female exercising image by MAXFX from Fotolia.com

Las clases de danza aeróbica van de muy bajo impacto a mayor intensidad usando herramientas como el escalón y kickboxing. Las clases varían en tema que van de danza latina a danza del vientre. Encuentra algo que funcione basándote en tus experiencias de ejercicio, tipo de cuerpo, objetivos y condición física.

Bicicleta

Viaja por el barrio para obtener los beneficios cardiovasculares de la bicicleta.
cycling image by Vadimone from Fotolia.com

Toma una clase de ciclismo en interiores, monta una estacionaria o súbete a una de carreras y viaja por el barrio para obtener los beneficios cardiovasculares que este ejercicio te ofrece. Con muchas opciones, este entrenamiento es de bajo impacto y puede ser parte de tu rutina diaria. La bicicleta es ideal si tienes algún problema ortopédico en la parte inferior del cuerpo, rodillas, caderas o si tienes exceso de peso.

Nadar

Cuando nadas utilizas todo el cuerpo superior y el sistema óseo.
swimming image by João Freitas from Fotolia.com

Cuando nadas, utilizas todo el cuerpo superior y el sistema óseo, por lo que este ejercicio es una actividad cardiovascular eficaz. Si eres principiante, nadar durante largos períodos de tiempo mientras mantienes un ritmo cardíaco constante será difícil. Trabaja para hacer tus entrenamientos más largos. Ya que estar en el agua alivia el estrés en tus articulaciones, las actividades acuáticas aeróbicas o caminar dentro del agua son excelentes para personas con artritis u otros problemas de articulaciones.

Los deportes

El tenis, racquetball y squash también son deportes cardiovasculares.
ball image by MarFot from Fotolia.com

No todos los deportes son actividades cardiovasculares. Puedes incluir aquellos deportes de equipo que incorporen actividad constante como el fútbol, el lacrosse y el baloncesto en tu programa de beneficios cardiovasculares. El tenis, racquetball y squash también son grandes ejercicios de cardio.

Saltar a la cuerda

Aprender a saltar a la cuerda es simple y se perfecciona con un poco de práctica.
skipping rope. image by bluefern from Fotolia.com

Saltar a la cuerda desafía tu coordinación, fortalece los huesos y mejora el sistema cardiovascular. Tanto la parte inferior y superior del cuerpo se benefician de esta actividad simple y económica que puedes incorporar a tu rutina ya sea en casa o de viaje. Aprender la técnica apropiada es simple y se perfecciona con un poco de práctica.

La máquina elíptica

Las máquinas elípticas continúan siendo más fáciles de encontrar.
rowing machines image by Jenny Thompson from Fotolia.com

Las máquinas elípticas continúan siendo más fáciles de encontrar y más cómodas de usar. Varían en que algunas te obligan usar la parte superior o inferior de tu cuerpo. Algunas otras te ofrecen la opción de aumentar o disminuir el ángulo de las piernas. Ofrecen muy poco impacto en las articulaciones de la parte inferior del cuerpo.

Esquiar a campo traviesa

El esquí a campo traviesa es un ejercicio para trabajar todo el cuerpo.
Skiing image by Innulya from Fotolia.com

Aunque debes contar con una cierta cantidad de nieve y equipos específicos, el esquí a campo traviesa es un ejercicio para trabajar todo el cuerpo y es una actividad cardiovascular muy buena. Además de desafiar al corazón y los pulmones, esquiando trabajas los músculos inferiores, centrales y superiores del cuerpo. Aprender las técnicas apropiadas es relativamente fácil.

Remar

Remar es una combinación de movimientos.
Rowing boats image by annalovisa from Fotolia.com

Remar es una combinación de movimientos que permiten a la parte inferior dirigir la tracción de la parte superior de tu cuerpo. Puedes utilizar una máquina de remo o salir a la calle y, de hecho saltar a un kayak o canoa. El remo es un ejercicio de bajo impacto y de riesgo relativamente bajo de lesiones. Comienza lentamente y rema a un ritmo cómodo mientras aprendes y trabajas para construir tiempo o distancia.