Dietas para tratar los niveles elevados de enzimas hepáticas

El hígado es importante para muchas funciones corporales, como la digestión, el metabolismo, la desintoxicación y los coágulos de sangre. Las enzimas hepáticas son proteínas que ayudan a acelerar las reacciones, y los niveles elevados de estas proteínas son indicios de una deficiencia hepática que se debe tratar. Una gran variedad de afecciones y algunos medicamentos pueden causar desequilibrios en los niveles de enzimas hepáticas. La dieta también es importante para ayudar a curar el hígado.

Dieta para limpiar el hígado

Según la escritora y médica Dr. Sandra Cabot, una dieta que limpia el hígado puede ayudar a equilibrar las enzimas y las funciones hepáticas. La limpieza del hígado incluye reducir el consumo de hidratos de carbono refinados como azúcar, panes blancos, pastas, masas para hornear, galletas y postres. También debes evitar los alimentos y bebidas con azúcar procesada, alimentos freídos y bebidas carbonatadas, y grasas saturadas como margarina, mantequilla y grasa animal. Incrementa el consumo de frutas y verduras en las comidas e incorpora ajo, que contiene alicina, un antioxidante que disminuye los metales pesados en el hígado. Los alimentos que contienen abundantes vitaminas del complejo B, como huevos, brócoli, espinaca, arroz negro y granos integrales ayudan a descongestionar el hígado. También puedes incorporar verduras amargas, como calabaza amarga, mostaza de la India y endibia a tu dieta para promover la producción de bilis en el hígado, y bebe mucha agua para eliminar las toxinas.

Dieta libre de toxinas y hormonas

El hígado es la principal reserva de sangre en el cuerpo; filtra más de 1,4 litros de sangre por minuto. También cumple un rol importante en el metabolismo de la grasa, los hidratos de carbono y la proteína. Los alimentos que contienen químicos, como antibióticos y hormonas, incrementan la carga de trabajo del hígado porque esos químicos se deben filtrar del cuerpo. Para disminuir el estrés del hígado, evita estas sustancias tóxicas: disminuye el consumo de aves de corral, pavo y carne; estas carnes contienen esteroides, hormonas del crecimiento y antibióticos. La leche, el queso y otros productos lácteos también pueden contener estas sustancias. Disminuye la ingesta de esos alimentos y consume aves de corral, carnes y productos lácteos orgánicos siempre que sea posible. La leche de soja es un excelente reemplazo para la leche común. También debes evitar los endulzantes artificiales, porque contienen químicos, y los alimentos con saborizantes y colorantes artificiales.

Dieta a base de jugo natural

Una dieta a base de jugo natural ayuda a disminuir el peso y a limpiar y fortalecer el hígado. La Dr. Cabor recomienda jugos puros de frutas y verduras por sus propiedades curativas y rejuvenecedoras en forma de vitaminas, minerales y antioxidantes que disminuyen la inflamación y equilibran la función hepática. Los jugos de frutas y verduras que son apropiados para equilibrar al hígado incluyen jugo de manzana, que contiene pectina, compuesto que contribuye con la eliminación de metales pesados en los intestinos; y jugo de pomelo (grapefruit), de remolacha (beet) y de zanahorias, que contienen antioxidantes potentes y vitaminas. El jugo de apio (celery), pepino (cucumber) y repollo (cabbage) ayudan a equilibrar los niveles de pH y reducir los desechos metabólicos en el cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por noreen kassem | Traducido por vanesa sedeño