Las dietas sin soja, lácteos ni trigo

Cuando sigues una dieta sin soja, productos lácteos o trigo, puede parecer que tienes pocas opciones. Las frutas, verduras, carnes magras, aceites vegetales y muchos granos, naturalmente, no contienen soja, trigo ni productos lácteos. Estos alimentos la base de los planes de alimentación sin soja, trigo y lácteos, y aún proporcionan una nutrición adecuada, la satisfacción del gusto y calorías para obtener energía.

Indicaciones

Las dietas que excluyen el trigo, la soja y los productos lácteos pueden ser usadas ​​para determinar la intolerancia o alergias a los alimentos. La Food and Drug Administration pone en una lista a la soja, los productos lácteos y el trigo, entre los ocho alérgenos alimentarios más comunes. Un médico puede colocar a las personas que sufren de problemas digestivos, como diarrea, hinchazón y gas en una dieta sin soja, trigo y lácteos para ver si los síntomas desaparecen. Las madres lactantes que tienen los bebés con cólicos también pueden seguir una dieta sin esos alimentos para aliviar los síntomas de sus bebés.

Caracaterísticas

Una dieta cruda que consiste en comer alimentos vegetales crudos, sobre todo, es un ejemplo de una dieta sin trigo, soja y lácteos. Estas dietas se construyen en base a verduras frescas, semillas, nueces, granos germinados, frutas y aceites prensados ​​en frío. No tienes que convertirte en un vegetariano para eliminar la soja, el trigo y los productos lácteos. La carne normal, aves, pescado y huevos son aceptables en este tipo de dietas. También lo son los granos como la quinua, el mijo, el amaranto y el teff.

Consideraciones

Muchos de los productos procesados ​​contienen ingredientes de soja, trigo o productos lácteos, tales como lecitina de soja, almidón o caseinato de sodio. Si comes alimentos procesados ​​y envasados​​, lee cuidadosamente las etiquetas y aprende a identificar los posibles ingredientes que son fuentes ocultas de soja, trigo y productos lácteos. Puedes perder peso siguiendo este tipo de dietas porque se eliminan muchos alimentos ricos en calorías que contienen harina blanca, azúcar y exceso de sodio. Busca comidas no lácteas, ricas en calcio para obtener cantidades suficientes de este mineral. La leche de almendras y jugos fortificados, el salmón enlatado con huesos y las verduras de hoja verde aportan calcio sin lácteos, soja ni trigo.

Ideas de menú

El desayuno puede incluir huevos revueltos con verduras, quinua cocida con leche de arroz y frutas o batidos hechos con fruta fresca, mantequilla de nuez y polvo de proteína de cáñamo. Las grandes ensaladas verdes con frijoles, los nueces o la carne a la plancha, el pescado asado con quinua y las verduras al vapor o la pasta a base de arroz con tomates frescos, la albahaca y pavo son almuerzos y cenas potenciales. Come bocadillos y opta por nueces, frutas frescas o palomitas de maíz.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por sofia loffreda