Dietas para la enfermedad celíaca

Los individuos con enfermedad celiaca deben seguir una dieta estricta sin gluten. El gluten es una proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno. En la enfermedad celiaca, o la intolerancia al gluten, la ingesta de gluten en la dieta causa una respuesta inflamatoria que daña el intestino delgado. Los cilios absorbentes de los nutrientes en el intestino delgado son destruidos, causando problemas digestivos y de salud en general. El único tratamiento para la enfermedad celiaca es la adhesión de por vida a una dieta libre de gluten, lo que les permitirá a los cilios intestinales sanar.

Empezando la dieta libre de gluten

Una pequeña cantidad de gluten puede dañar el intestino de una persona con enfermedad celiaca, incluso si los síntomas no son inmediatamente aparentes. No hay gluten en la leche de vaca, pero una proteína de la leche llamada caseína causa efectos similares al gluten para la mitad de los sujetos con enfermedad celiaca en un pequeño estudio conducido por investigadores suecos. Los hallazgos fueron publicados en marzo del 2007 bajo la clasificación de inmunología clínica y experimental. Los pacientes con enfermedad celiaca sensibles a la caseína podrán reintroducir productos lácteos después de algunos meses de una dieta libre de gluten. Comida como papas, arroz, carnes, frijoles, nueces, frutas, vegetales y granos como maíz, avena, amaranto, quinoa, teff y trigo sarraceno son libres de gluten cuando se preparan con utensilios no contaminados. La contaminación cruzada puede ser un problema en restaurantes, junto con los ingredientes ocultos en los alimentos procesados como espesantes, rellenos, conservantes, almidón modificado, estabilizadores o aceite para freír. El trigo es un ingrediente en la mayoría de los alimentos empanizados y de las sopas comerciales. Muchos medicamentos, cosméticos y la plastilina para los niños contienen trigo. Las etiquetas de alimentos deben indicar en su lista de ingredientes el trigo como un alérgeno, aunque hay productos alimenticios libres de gluten están disponibles en supermercados. Una tostadora específica que debe ser utilizada para preparar un pan libre de gluten.

Diagnóstico y prevalencia de la enfermedad celiaca

El "National Digestive Diseases Information Clearinghouse" reporta que aproximadamente 1 de cada 133 estadounidenses tienen enfermedad celiaca. La intolerancia al gluten es genético, y la tendencia a incidir será tan alta como 1 en 22 para familiares cercanos. El diagnóstico puede ser retrasado o resultar difícil porque los síntomas pueden ir de muy leves a severos, y a veces mimetizan con los de otras enfermedades, como síndrome de fatiga crónica o síndrome de intestino irritable. Los niños son más propensos a padecimientos intestinales, incluyendo diarrea, dolor de estómago y pérdida de peso. La dermatitis herpetiforme, una erupción con picazón intensa, afecta en su mayoría de los hombres con enfermedad celiaca. Las pruebas de sangre resultarán positivas para los anticuerpos, y una biopsia de intestino delgado revelará una mucosa engrosada, pero los resultados falsos negativos son comunes, particularmente en pacientes que siguen una dieta libre de gluten.

Prevención y problemas de salud relacionados

Los investigadores en España que buscan estrategias de dieta para niños en riesgo indican que el ser amamantados a largo termino reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad celiaca. La reseña, publicada en "The Proceedings of the Nutrition Society" en agosto del 2010, sugieren que el riesgo genético y la introducción del gluten no son los únicos factores involucrados en la sensibilidad al gluten. Los bebés con enfermedad celiaca pueden ser irritables; los niños suelen ser más pequeños de lo normal, y la dentición permanente suele tener defectos en el esmalte. La intolerancia al gluten está asociada con desórdenes genéticos, como Sindrome de Down, y desórdenes autoinmunes como diabetes tipo 1, artritis reumatoide y enfermedad tiroidea autoinmune. La enfermedad celiaca sin tratamiento puede generar osteoporosis, anemia, depresión, convulsiones, infertilidad y linfoma intestinal, un tipo de cáncer.

Más galerías de fotos



Escrito por mary earhart | Traducido por karly silva