Las dietas y cócteles para diabéticos

Un estilo de vida saludable para diabéticos comiendo bien, haciendo ejercicio y controlando tu azúcar en la sangre no significa que tengas que evitar el alcohol. Un trago de vez en cuando se puede trabajar en cualquier dieta, pero como diabético, prestando especial atención que tu cuerpo necesita evitar los cambios desfavorables de azúcar en la sangre.

Cómo afecta el alcohol la glucosa en sangre

Sabemos que el alcohol se metaboliza en el hígado, pero el hígado es también el mismo órgano que ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre estables, liberando glucosa cuando baja el azúcar en la sangre. Según Dlife.com, cuando has consumido alcohol, tu hígado se centra en despejarlo hacia fuera, por lo que el proceso de liberación de la glucosa es puesto en un segundo plano hasta que todo el alcohol se metaboliza fuera de tu sistema. Dado que la glucosa no puede ser excretada internamente durante este tiempo, la baja de azúcar en la sangre se convierte en una gran preocupación.

¿Qué es una bebida?

Los National Institutes of Health definen una bebida estándar como 0,6 onzas de líquido de alcohol puro. Esto se traduce en una cerveza de 12 oz, una copa de vino de 5 oz, 1 1/2 oz de licor fuerte de 80 grados y de 8 a 9 oz de licor de malta. Pero ten cuidado con esa bebida mezclada. Todas las bebidas mezcladas se hacen de manera diferente, debido a la receta o la persona que la hace, y pueden contener más de una bebida alcohólica estándar.

Mezclando diabetes y alcohol

Toma alrededor de dos horas para que tu cuerpo procese una bebida, pero la American Diabetes Association informa que el alcohol puede tener un efecto reductor de la glucosa en sangre inmediatamente y durar hasta 12 horas después de su consumo, por lo que el peligro de que tu azúcar en la sangre disminuya permanece por más tiempo una vez que hayas terminado esa bebida. Mientras que el propio alcohol disminuye la glucosa en la sangre, las bebidas mezcladas con bases de azúcar como los refrescos o jugos pueden causar que tu azúcar en la sangre se eleve. Las bebidas mezcladas con azúcar también contienen una gran cantidad de calorías, por lo que debes proceder con precaución si estás cuidando tu peso.

Precauciones

La mayor preocupación con el consumo de alcohol es que los síntomas de baja azúcar en la sangre, como mareos, confusión y fatiga pueden imitar los efectos del alcohol. Por razones de seguridad, controla tu azúcar en la sangre con frecuencia y está con gente que sabe que eres diabético cuando bebas. Recuerda que el efecto hipoglucemiante del alcohol puede durar horas, así que asegúrate de revisar tu azúcar en la sangre antes de ir a dormir, para evitar bajas peligrosas en medio de la noche.

Incorporar alcohol en tu dieta

Tomar con una comida o comer un aperitivo con tu bebida es recomendado por la American Diabetes Association, ya que puede disminuir la probabilidad de que tu azúcar en la sangre baje demasiado. La elección de bebidas mezcladas sin azúcares añadidos como el ron con refresco de dieta, en lugar de refresco regular o de vodka con agua con gas, puede hacer que controlar tus niveles de azúcar sea más fácil, ya que estas bebidas son poco probable que causen que se dispare. El vino y la cerveza pueden aumentar ligeramente el azúcar en la sangre, ya que contienen algunos carbohidratos, pero el efecto varía según la bebida y por persona. Controlar tu azúcar en la sangre con frecuencia, es la única manera de asegurarte de que vas a quedar dentro del rango.

Más galerías de fotos



Escrito por mollywagman | Traducido por jaime alvarez