Dietas para la anemia del Mediterráneo

La anemia del Mediterráneo, también conocida como talasemia o anemia de Cooley, es una enfermedad en la que la sangre no produce hemoglobina suficiente. La enfermedad es muy común en las personas procedentes de Italia, Grecia, África, Asia y Medio Oriente. Generalmente causa una muerte prematura, aunque la mejora en los tratamientos están ampliando la esperanza de vida un poco. Hay varios subtipos y el tratamiento depende del tipo y gravedad. La dieta puede ayudar mucho a reducir las complicaciones de esta enfermedad.

Reducir la ingesta de hierro

La talasemia representa un riesgo de exceso de los niveles de hierro. El Northern California Comprehensive Thalassemia Center explica que los pacientes que no reciben transfusiones crónicas para el tratamiento de la enfermedad son'' alentados'' a evitar los alimentos ricos en hierro y beber té con las comidas ya que contiene una sustancia que inhibe la absorción del hierro. Habla con tu médico sobre cuál es la cantidad adecuada de hierro en tu dieta. Si recibes regularmente transfusiones de sangre, hay más riesgo de que tengas un exceso de hierro y debes tener plena consciencia de no ingerir alimentos que no lo contengan. También debe evitar los utensilios de cocina de hierro. El centro informa que los siguientes alimentos son muy ricos en hierro: ostras, hígado, carne de res, carne de cerdo, frijoles, carne, mantequilla de maní, tofu, tortillas de harina, cereal para bebés, crema de trigo, la mayoría de los cereales, ciruelas, sandía, espinacas, verduras de hojas verdes, dátiles, pasas, brócoli, guisantes y habas.

Comer para tener huesos saludables

La enfermedad en sí, así como los efectos secundarios de ciertos tratamientos pueden acelerar la pérdida ósea, según la Cooley’s Anemia Foundation. Ingerir el calcio y vitamina D suficiente en tu dieta es importante para combatir la perdida de hueso. La vitamina D está presente en nuestra dieta a través de la leche fortificada, y los productos lácteos son una buena fuente de calcio. Algunos alimentos ricos en calcio son ricos en hierro, como las espinacas y otras verduras de hoja verde, por lo que debes evitar completamente su consumo. Si te parece difícil cumplir con la necesidad de estos nutrientes en la dieta, habla con tu médico sobre suplementos.

Magnesio y beta talasemia

Se ha informado que los pacientes con beta talasemia presentan bajos niveles de magnesio, enfermedad que afecta más comúnmente a personas de ascendencia mediterránea. Otras investigaciones sugieren que los niveles de magnesio afectan a esta condición. Los investigadores de University of Verona en Italia informaron que los bajos niveles de magnesio podrían contribuir en alguna de las anomalías que provocan esta enfermedad. Los resultados de un estudio sobre los efectos del uso de suplementos de magnesio en pacientes con beta talasemia y que fue publicado en la edición de1998 de ‘’Haemotologica", descubrió que los suplementos de magnesio mejoraron muchas de éstas anomalías. Una investigación animal publicada en la edición de agosto de 1997 ‘’Blood", encontró que los ratones con beta talasemia que recibieron una dieta alta en magnesio mejoraron su anemia, mientras que los que recibían una dieta baja en magnesio empeoraron su condición. Muchos alimentos ricos en magnesio, tales como frijoles, cereales y verduras de hoja verde, también son ricas en hierro. Puede que necesites suplementos para aumentar tus niveles de magnesio, así que habla con tu médico previamente.

Consideraciones sobre el gluten

Una enfermedad celiaca no diagnosticada fue responsable en la falta de crecimiento de un niño con beta talasemia, según el informe de un caso publicado en ‘’The Journal of Pediatric Hematology/Oncology". Los autores informaron que esta alergia no fue diagnosticada como una causa del problema de crecimiento en los niños con beta talasemia y se necesita de un análisis más cuidadoso. Una vez que el niño comenzó una dieta libre de gluten, subió de peso y comenzó a crecer. Si bien este informe se enfoca claramente en sólo una complicación de la alergia al gluten en esta enfermedad, las alergias y la sensibilidad a éste han estado implicadas en la causa de varios síntomas de muchas enfermedades. Experimentar con una dieta libre de gluten es algo que hay que considerar.

Más galerías de fotos



Escrito por kelli cooper | Traducido por mariajose mansilla