Dieta vegana para mujeres en lactancia

Todas las madres que amamantan tienen mayores requerimientos nutricionales, y las madres veganas pueden necesitar prestar más atención a sus dietas. Según los médicos del Children's Hospital Boston, las madres lactantes deben consumir al menos 2000 calorías por día. Para la mayoría de las mujeres, esto se traduce en aproximadamente 500 calorías adicionales por día o 200 más de lo que necesitan durante el embarazo. Una dieta vegetariana o vegana bien balanceada es ciertamente compatible con la lactancia. Las madres que se adhieren a una dieta vegana deben asegurarse de incluir fuentes de proteínas, calcio, vitamina B-12, vitamina D y hierro.

Calcio


Bok choy.

Todas las mujeres adultas necesitan al menos 1.000 miligramos de calcio, el equivalente a unos tres vasos de leche al día. De acuerdo a la consultora internacional certificada en lactancia Kelly Bonyata, las madres lactantes no necesitan calcio adicional, pero las madres veganas deben garantizar que cumplen con los niveles recomendados. Las fuentes no animales de calcio incluyen bok choy, melaza, tofu, col rizada, espinacas, brócoli, hojas de nabo, almendras y nueces de Brasil. El jugo de naranja enriquecido, la leche de soja, los productos de soja enriquecidos y los suplementos de calcio también pueden ayudar a las madres veganas a aumentar la cantidad de calcio en sus dietas.

Vitamina B-12


La soja proporciona vitamina B-12.

La deficiencia de vitamina B-12 a veces se produce en las personas que siguen una dieta vegana debido a la ausencia de proteína animal. Según La Leche League, los síntomas de la deficiencia de vitamina B-12 en bebés pueden incluir pérdida de apetito, letargo, vómitos y atrofia muscular. Los alimentos de soja fermentada y levadura son una fuente alternativa de vitamina B-12. Las madres veganas en lactancia deben consultar con un médico para determinar si su dieta contiene suficiente vitamina B-12 a partir de fuentes no animales. Los médicos pueden recetar suplementos para la madre o el bebé.

Vitamina D


La luz del sol proporciona vitamina D.

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa importante para la formación de hueso y la absorción de calcio y fósforo en el intestino. En la infancia y la niñez, la deficiencia de vitamina D causa raquitismo, una enfermedad caracterizada por deformidades óseas. Los veganos y omnívoros por igual reciben la mayor parte de su vitamina D a través de la exposición a los rayos ultravioleta B de la luz solar. Sin embargo, durante el invierno en las latitudes septentrionales, estas longitudes de onda no están en la luz del sol. Además, las personas de piel más oscura requieren mayor exposición al sol para producir suficiente vitamina D. En estos casos, el pediatra puede recomendar un suplemento de vitamina D de 5 microgramos por día para el lactante.

Proteína


Los frijoles proporcionan proteínas.

La consultora de lactancia certificada Kelly Bonyata señala que la ingesta recomendada de proteínas para las madres lactantes es de 65 gramos por día para los primeros seis meses, y 62 gramos por día entre los seis y 12 meses. Una dieta vegana variada que incluya una gama de fuentes de proteínas como productos de soja, frijoles y granos debe proporcionar un montón de proteína para las madres que amamantan.

Hierro


Suplemento de hierro en polvo.

La leche materna es baja en hierro, pero el niño absorbe fácilmente la cantidad de hierro que contiene. El hierro de la leche materna es suficiente para los lactantes durante los primeros 4 a 6 meses. Muchos pediatras recomiendan suplementos de hierro para los bebés comenzando a la edad de 6 meses.

Más galerías de fotos



Escrito por amy liddell | Traducido por eva ortiz