Dieta para trabajadores de tercer turno

Los trabajadores tercer turno viven una vida única. Su calendario es completamente lo contrario de las personas que viven y trabajan durante el día. Comer puede convertirse en un reto, ya que la mayoría de los restaurantes no están disponibles para el servicio durante las primeras horas de la noche. Cuando terminas del trabajar, la mayoría de los restaurantes abren para el desayuno cuando es tu hora de la cena.

Lo que no debes comer durante la jornada laboral

Puedes caer en el consumo de alimentos que proporcionan aumentos de la energía con el fin de mantenerte despierto durante tu turno. La cafeína y el azúcar pueden ser básicos en tu dieta para proporcionarte energía rápida para que puedas concentrarte. Sin embargo, basarte en la cafeína y los alimentos altos en azúcar sólo te da una falsa sensación de energía, que te conduce a comer más azúcar y a beber más cafeína cuando te desplomas.

Los carbohidratos complejos

Necesitas centrarte en los carbohidratos complejos que se descomponen lentamente y liberaran un flujo constante de energía a tu cuerpo. Alimentos como el arroz integral, patatas dulces, lentejas verdes y marrones, cereales integrales y pastas, las frutas enteras (con la piel) y los vegetales son ricos en fibra y se digieren lentamente. Además, dado que los trabajadores del tercer turno experimentan más problemas digestivos, según el Center for Disease and Control (CDC), la fibra adicional puede ayudar a aliviar estos problemas.

Alimentos ricos en vitamina D

Tendrás que aumentar la ingesta de comida fortificada con vitamina D, lo que significa que la vitamina D ha sido añadida. Tu capacidad de producir vitamina D de forma natural en tu cuerpo es limitado, ya que tienes menos exposición a la luz solar durante el día. Puedes buscar jugos fortificados con vitamina D, leches animales y vegetales, yogur y otros productos lácteos. Estos alimentos ayudarán a tus huesos a absorber el calcio y ayuda a tu cuerpo a producir las hormonas necesarias para que puedas funcionar correctamente.

Comer ligeramente

Durante las últimas horas de tu turno y tu hora de la cena, tus comidas y snacks deben ser alimentos que sean digeridos fácilmente. Evita los alimentos grasosos pesados ​​para reducir la aparición de problemas digestivos que puedan causar que duermas menos. Según los CDC, los alimentos grasos y pesados ​​impiden el sueño y por lo tanto deben ser evitados. Las verduras y frutas son buenas opciones para snacks ligeros. Los productos lácteos, que también son buenos snacks, son ricos en triptófano, un aminoácido que ayuda a inducir la relajación en el cerebro. Otras buenas opciones de alimentos para el sueño incluyen el pavo, semillas de lino o almendras, que se pueden añadir a las ensaladas.

Justo antes de la hora de dormir

Es posible que desees tomar té de manzanilla antes de acostarte con una cucharadita de miel. Sleep-deprivation.com aconseja tomar té de manzanilla antes de acostarte, ya que tiene efectos sedantes suaves. Agregar una pequeña cantidad de glucosa en forma de miel para el té ayudará a que tu cuerpo deje de producir la orexina, que es un neurotransmisor que nos mantiene alerta. La combinación de té de manzanilla y miel es una buena manera de ayudar a tu cuerpo a relajarse cuando el mundo está despierto.

Más galerías de fotos



Escrito por cydney walker | Traducido por gabriela nungaray