Dieta sana para fisicoculturistas

Los fisicoculturistas necesitan alimentarse de manera saludable y ejercitarse en forma eficiente, con una combinación de entrenamiento de resistencia y cardio, con el fin de lograr sus físicos musculosos y definidos. Una dieta sana consiste en incorporar alimentos saludables que sean naturales por completo, y en eliminar los alimentos procesados y refinados. Una dieta sana y equilibrada típica debería concentrarse alrededor de las frutas y de los vegetales, las proteínas magras y los carbohidratos complejos en la forma de cereales integrales.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Incorpora el brócoli a tu dieta.

    Incorpora a tu dieta una variedad de frutas y vegetales, tanto en los bocadillos como en las comidas. Estos productos deberían constituir la base de tu dieta, ya que son ricos en nutrientes, bajos en calorías y grasas, y fuentes de fibra. Su alto contenido en fibras y agua te permitirá ingerir más alimentos con menos calorías, mientras mantienen tu nivel de saciedad. Sigue una dieta rica en productos naturales al incluir omelets vegetales en tu desayuno, bananos y manzanas como bocadillos, ensaladas verdes con tomates, aguacates y hongos para el almuerzo, y un revuelto de brócoli para la cena.

  2. La pechuga de pollo es una fuente de proteínas magras.

    Consume en cada comida y bocadillo una fuente proteica, por ejemplo pechugas de pollo o pavo, carnes magras, pescados, huevos y nueces. Comer proteínas magras es parte esencial de una dieta saludable, ya que las proteínas son un nutriente básico para el desarrollo muscular, y la reparación y el mantenimiento de las funciones corporales. Las proteínas ayudan a la rápida recuperación luego del ejercicio, y a minimizar los dolores musculares que pueden resultar de la rotura de las fibras de los músculos al entrenar. Si necesitas incrementar el aporte proteico y tienes dificultades para hacerlo a través de alimentos naturales, considera usar proteínas en polvo en licuados y batidos. Busca un polvo con una mínima cantidad de ingredientes procesados, y con un valor nutritivo de alta calidad.

  3. Los arenques son fuentes de grasas saludables.

    Incluye grasas saludables en tu dieta como fuente sana de alimentos nutritivos. Las grasas saludables son esenciales para el funcionamiento normal de tu cuerpo, su equilibrio hormonal, la absorción de vitaminas y una piel saludable. Las fuentes de grasas adecuadas incluyen los pescados grasos como el salmón y el arenque, los huevos, las nueces y las mantequillas de maní, los aguacates y las semillas. Limita estos alimentos a sus porciones sugeridas para evitar un exceso de calorías.

  4. Incluye cereales integrales en tu plan alimentario.

    Ingiere carbohidratos complejos tales como cereales integrales y vegetales, y evita los procesados y refinados como el pan blanco. Los carbohidratos complejos son una fuente de energía, y ayudan a mantener estables los niveles de azúcar en sangre, evitando los ataques de hambre que conducen a comer en exceso, y a incorporar demasiadas calorías a partir de carbohidratos simples y azúcares. Las maneras sencillas de incorporar cereales integrales durante el día incluyen comer una porción de avena en el desayuno, un emparedado de pavo en pan integral para el almuerzo, y una porción de arroz integral o salvaje para la cena. Los vegetales altos en fibra como las batatas y el calabacín también son excelentes aportes para una dieta sana.

  5. Puedes consumir tés herbales de manera ilimitada.

    Evita todas las bebidas repletas de azúcar o aditivos químicos tales como el aspartamo. Estos sustitutos del azúcar con frecuencia causan efectos adversos sobre el organismo, por ejemplo indigestión, inflamación y dolores de cabeza. En su lugar, bebe agua pura durante el día, o agua ligeramente saborizada con jugo de limón o lima. El café sin el agregado de crema y azúcares es aceptable, siempre y cuando se tome con moderación. Los tés herbales pueden consumirse en cantidades ilimitadas.

Consejos y advertencias

  • Siempre consulta con un médico o profesional de la salud antes de emprender cualquier régimen dietario o de ejercicios nuevo.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por sofia elvira rienti