Una dieta sana para un bebé de 18 meses de edad

Las preferencias alimenticias de tus hijos se establecen principios de la vida, según el sitio web de kidshealth. Cuando te ofrecen una variedad de alimentos saludables, puedes ayudarlo a desarrollar una preferencia por alimentos ricos en nutrientes que se quedarán en él a medida que crece hasta que se convierte en un adulto. De hecho, enseñar a tu hijo a comer bien también puede reducir su riesgo de problemas de peso y obesidad infantil a lo largo de su vida.

Productos lácteos

Tu niño necesita dos o tres porciones de productos lácteos al día, según lo que recomienda BabyCenter. Una porción equivale a una taza de leche o 1/2 taza de yogur. El queso normal y el tipo cottage también son buenas fuentes de productos lácteos. Hasta que tu niño tiene dos años, necesita leche entera. La grasa y las calorías son importantes para su crecimiento y desarrollo cerebral. Puedes hablar con tu pediatra sobre el uso de la leche vegetal, tal como la leche de soja o almendras lo cual proporciona un buen contenido de nutrientes. Evita darle demasiada leche durante el día, porque le puede hacer sentir demasiado lleno para comer otros alimentos.

Granos y proteínas

Tu niño necesita de cuatro a seis porciones diarias de granos enteros. Una porción de granos es igual a 1/4 taza de pasta o 1/2 rebanada de pan. La avena, el arroz y la cebada también son buenas fuentes de granos. También necesitas dos porciones de proteínas al día. Una porción equivale a 2 cucharadas de carne o 1 cucharada de mantequilla de maní. Las aves de corral, los huevos y el pescado deshuesado también son fuentes de proteína. Puedes cortar la carne en trozos pequeños o en formas si así lo deseas y esto puede alentar a los melindrosos a probar los alimentos que les das.

Frutas y verduras

El objetivo es darle a tu niño de 1/4 a 1/2 taza de frutas y verduras todos los días. Además de duraznos, peras, compota de manzana, zanahorias, guisantes y papas dulces, ahora puedes darle brócoli, coliflor y frutos cítricos tales como naranjas y pomelos. Cuece y corta verduras de modo que sean fáciles de comer y remoja los frutos secos hasta que estén suaves para prevenir ahogamientos. Por ejemplo, puedes ofrecer yogur como salsa de brócoli, y esto puede alentar a tu niño a comer las verduras mientras que esto también aumenta el contenido de nutrientes de la comida.

Hábitos alimenticios

Alrededor de los 18 meses de edad, las habilidades de auto alimentación de tu pequeño han mejorado y pueden ser capaces de usar una cuchara por sí mismos. Según el sitio web de kidshealth, es normal que se salten comidas a esta edad. Continua manteniendo un horario regular de comidas saludables y aperitivos. Si estás preocupado acerca de su dieta y nutrición, habla con tu pediatra.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por valeria garcia