Dieta sin sal

Para permanecer saludable, sólo necesitas aproximadamente 200 a 300 miligramos de sodio por día. A diferencia de lo que implica el nombre, una dieta sin sal permite sal pero te requiere restringir la sal agregada. Por esta razón, es comúnmente conocida como dieta sin sal agregada. Esta difiere de una dieta baja en sal, que permite la sal agregada en cantidades limitadas. Tu médico te prescribe una dieta sin sal si tienes condiciones, como presión sanguínea alta, enfermedad cardíaca, fallas renales o edemas.

Adaptada a tus necesidades

Tu médico adaptará la dieta sin sal a tus necesidades específicas. La cantidad de sodio que puedes consumir en forma segura cada día depende de tu condición. La sal sucede naturalmente en algunas comidas y es agregada a otras. Las guías generales incluyen reemplazar la sal de mesa con hierbas y especias al cocinar y evitar alimentos altos en sal agregada, como carnes procesadas, sopas enlatadas y bocadillos salados, como pretzels.

Cuándo sea momento de comprar

Es probable que tu médico o nutricionista te proporcione una "lista segura" para hacer que sea más fácil ir al supermercado, junto con guías específicas y consejos. Leer las etiquetas jugará un rol principal en escoger los alimentos apropiados. Los productos enlatados en salmuera, como aceitunas, encurtidos y condimentos contienen demasiado sodio agregado. Algunos alimentos envasados con la etiqueta "sin sal agregada" siguen conteniendo altos niveles de sodio. Escoger frutas y vegetales frescos o congelados sobre los enlatados te da el control de la sal agregada. Tu médico te proporcionará un objetivo de sodio específico para que te mantengas en el rango, y te ayudará con tu planificación de comidas.

Más galerías de fotos



Escrito por janet renee, ms, rd | Traducido por paula ximena cassiraga