La dieta y el revestimiento del estómago

El revestimiento de tu estómago es como un sistema de seguridad local; este proporciona protección solamente cuando funciona bien. Las células del revestimiento de tu estómago producen ácido y enzimas que ayudan a descomponer alimentos y mucosa (una sustancia resbaladiza que protege al revestimiento del ácido). Cuando el revestimiento del estómago se inflama, este libera menos ácido, enzimas y mucosa, lo que genera dolor y malestar. Los cambios en la dieta pueden ayudar a minimizar los síntomas de la gastritis, que es el término médico usado para la inflamación del revestimiento del estómago. Para obtener los mejores resultados pide orientación a tu doctor.

Función

Los cambios dietéticos adecuados para tener un revestimiento estomacal saludable sirven para varios propósitos. Si tienes gastritis, ciertos alimentos y hábitos alimenticios pueden ayudarte a controlar el dolor y otros síntomas potenciales, como la indigestión, acidez estomacal, pérdida del apetito, náuseas y vómito. Los cambios dietéticos también pueden prevenir o reducir los síntomas relacionados con las úlceras estomacales, que son llagas abiertas en el revestimiento de tu estómago, y fortalecer la capacidad de tu cuerpo para resistir y curarse de otras enfermedades relacionadas con el estómago.

Alimentos útiles


Entre los alimentos particularmente ricos en fibra se encuentran las judías (beans), las lentejas (lentils), los guisantes (peas), las frambuesas (raspberries), las alcachofas (artichokes), la avena y las palomitas de maíz.

La fibra es un carbohidrato no digerible que fomenta la función digestiva e incrementa el volumen y suavidad de las heces. Una dieta rica en fibra y limitada en alimentos grasos puede ayudar a reducir la irritación estomacal asociada con la gastritis, de acuerdo al University of Maryland Medical Center. Entre los alimentos particularmente ricos en fibra se encuentran las judías (beans), las lentejas (lentils), los guisantes (peas), las frambuesas (raspberries), las alcachofas (artichokes), la avena y las palomitas de maíz. Otros alimentos útiles son aquellos ricos en antioxidantes como las bayas, los tomates, los calabacines (squash) y los pimientos (bell peppers), además de alimentos que contienen flavonoides como las manzanas, el apio (celery) y el té. Los flavonoides pueden ayudar a inhibir a la bacteria H. Pylori, que causa la mayoría de las úlceras. Los probióticos, que se encuentran en el kéfir y el yogur con cultivos vivos activos, fomentan el equilibrio bacteriano en tu tracto digestivo y pueden ayudar a reducir la inflamación estomacal y los síntomas de las úlceras.

Alimentos que debes evitar


Evita el café.

Evitar los alimentos y las bebidas que incrementan el ácido estomacal puede minimizar la irritación en el revestimiento de tu estómago y evitar la acidez estomacal. Aunque los desencadenantes específicos de la acidez en cada persona varían, entre los más comunes que pueden empeorar los síntomas de la gastritis son los alimentos fritos y grasos, como los productos lácteos altos en grasa y la carne roja, el chocolate, la cebolla, el ajo, la cafeína, el alcohol y la menta. Las bebidas ácidas, como el jugo de naranja y el café, con o sin cafeína, pueden tener efectos similares. Para dejar un amplio espacio en tu dieta para alimentos altos en fibra, limita los alimentos refinados como el pan blanco, el arroz instantáneo, los dulces y los cereales bajos en fibra. Mantente bien hidratado bebiendo agua durante cada día, particularmente si experimentas pérdida de fluidos como resultado del vómito.

Comportamientos al comer


Cuando salgas a comer opta por platillos bajos en grasa como verduras al vapor, carne de ave horneada sin piel, pescado a la parrilla y papas (potatoes) horneadas simples.

Preparar tus propias comidas te permite controlar los ingredientes contenidos y evita que comas excesivamente, lo que se asocia con las porciones de tamaño grande de los restaurantes. El University of Maryland Medical Center recomienda cocinar platillos con aceites saludables, como el de oliva o el aceite vegetal y evitar ácidos grasos trans que son frecuentes en la margarina de barra. Cuando salgas a comer opta por platillos bajos en grasa como verduras al vapor, carne de ave horneada sin piel, pescado a la parrilla y papas (potatoes) horneadas simples. Come en un ambiente tranquilo y placentero y evita acostarte después de las comidas, lo que puede desencadenar acidez estomacal.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por juliana star