Dieta de reflujo ácido para niños pequeños

La limpieza constante, los cambios de ropa frecuentes y las noches interrumpidas son comunes cuando un niño sufre de reflujo ácido. La regurgitación, vómitos después de las comidas y frecuentes "eructos húmedos", pueden afectar la paciencia de los padres. Dr. William Sears, MD, recomienda combinar los cambios en la dieta con el posicionamiento beneficioso de tu niño durante y después de las comidas para reducir el reflujo ácido.

El reflujo ácido en los niños pequeños

El reflujo ácido ocurre cuando el contenido del estómago de un niño pequeño sube por su esófago, mientras está comiendo o después de que termina su comida. National Digestive Diseases Information Clearinghouse explica que un músculo constrictor, que se encuentra entre el esófago y la parte superior del estómago, normalmente evita que el alimento se devuelva. Cuando este músculo no se cierra correctamente, puede provocar que la comida y el ácido estomacal entren en el esófago, la garganta o la boca.

Síntomas

Además de escupir, un niño con reflujo ácido puede presentar síntomas adicionales, incluyendo dificultad para tragar, dificultad para respirar, ataques crónicos de neumonía, dolor de garganta y pérdida de peso, de acuerdo con National Digestive Diseases Information Clearinghouse.

Alimentos que se deben evitar

Las modificaciones de la dieta pueden ser suficientes para reducir los síntomas de reflujo ácido suave en tu hijo. Pediatric/Adolescent Gastroesophageal Reflux Association sugiere la eliminación de los factores desencadenantes comunes, incluyendo las sodas carbonatadas, alimentos picantes, alimentos altos en grasa, frutas cítricas, el chocolate y las bebidas con cafeína de la dieta de tu niño. Anima a tu hijo a comer despacio y masticar su comida completamente antes de tragar. Agregar una cucharada de cereal de arroz para bebés a un vaso de leche u otras bebidas espesará el líquido, por lo que será menos probable que desencadene el reflujo ácido.

Otras condiciones dietéticas

Además de restringir los alimentos desencadenantes, tu niño puede beneficiarse de otros cambios en la dieta. Ofrécele comidas pequeñas y frecuentes y refrigerios en lugar de darle tres comidas grandes al día. Dr. Sears sugiere que lo supervises durante 30 minutos después de las comidas para asegurarte de que no se acueste. Ofrécele líquidos entre las comidas, en vez de con las comidas, para reducir el reflujo ácido, que es más común cuando los alimentos y líquidos chapotean juntos en el estómago, según el Dr. Sears.

Complicaciones

La mayoría de los niños con reflujo ácido supera esta afección dentro de unos meses, según Pediatric/Adolescent Gastroesophageal Reflux Association, pero si la enfermedad no mejora, el niño tendrá un mayor riesgo de desarrollar infecciones del oído y sinusitis, asma, trastornos del sueño y crecimiento lento. Consulta a tu médico si tu niño siente dolor al tragar, si se niega a comer, si escupe mucosas verdes o amarillas, o si contienen sangre. Reporta los vómitos que te parezcan alarmantes al médico de tu niño.

Más galerías de fotos



Escrito por glenda taylor | Traducido por barbara obregon