Dieta para el reflujo ácido silencioso

Muchas personas asocian el reflujo ácido con la acidez. Sin embargo, el reflujo "silencioso" también afecta la garganta y laringe. Aunque los individuos con reflujo silencioso a menudo tienen síntomas diferentes a los de las personas con reflujo ácido, el tratamiento dietético para ambos es el mismo. Ciertos alimentos y hábitos alimenticios pueden agravar el reflujo silencioso, y eliminar estos alimentos de tu dieta puede ayudar a controlar los síntomas.

Causa del reflujo

El contenido ácido del estómago que regresa a la garganta y el esófago causa reflujo silencioso, también conocido como reflujo laringofaríngeo. De acuerdo a los expertos en el cuidado de la salud en University of Michigan, este reflujo es silencioso debido a que muchas personas no son conscientes de que lo tienen y puede ser que no se den cuenta de lo que está causándoles malestar en la garganta. Existen diversos factores asociados con el reflujo, incluyendo la obesidad, el embarazo, el tabaquismo, ciertos medicamentos y tener una hernia hiatal.

Síntomas comunes

Algunas personas con esta enfermedad tienen diversos síntomas, mientras que otras pueden tener pocas complicaciones. Los síntomas pueden incluir acidez, la sensación de tener un nudo en la garganta o la necesidad de aclarar la garganta. Además es posible que se presente ronquera, pérdida de voz, dolor de garganta, dificultad para deglutir, dolor en la parte superior del abdomen o tos seca.

Nutrición y reflujo

Como lo indica la Academy of Nutrition and Dietetics, el reflujo ácido puede reducir la capacidad de tu cuerpo de digerir alimentos apropiadamente y absorber nutrientes causando un malestar que disminuye el apetito. Para mantener tu salud nutricional, evitar ciertos alimentos puede ayudar a reducir los síntomas. Entre estos alimentos problemáticos se encuentran el alcohol, los alimentos ricos en grasa, el café o el té, el chocolate, los alimentos picantes, la cafeína, el jugo de naranja o las bebidas ácidas. Es posible que algunas personas no tengan síntomas al consumir estos alimentos, por lo que es importante prestar atención a la reacción de tu organismo.

Hábitos dietéticos

Además de evitar ciertos alimentos, existen hábitos dietéticos que pueden ayudar a controlar los síntomas. Por ejemplo, en vez de consumir tres comidas grandes al día, ingiere comidas frecuentes de tamaño pequeño y evita los alimentos que sean ricos en grasa. Además siéntate erguido mientras comes, permanece en posición vertical durante dos o tres horas después de ingerir alimentos y no comas tres horas antes de ir a la cama.

Recomendaciones adicionales

Si sufres de reflujo ácido y fumas, dejar el tabaquismo puede disminuir tus síntomas. Si tu reflujo está relacionado con la obesidad habla con tu médico acerca de un plan de dieta y ejercicio que pueda ayudarte a bajar de peso. Por último, es posible prescribir ciertos medicamentos, pero estos deben ser discutidos primero con tu doctor.

Más galerías de fotos



Escrito por j. renae brinkman | Traducido por juliana star