¿Qué dieta se recomienda luego de una cirugía a corazón abierto?

Luego de una cirugía a corazón abierto, una buena dieta debe ser posterior a las pautas alimenticias que el médico o el dietista especifiquen para tu enfermedad. Las pautas alimenticias varían según el estado de salud en general y las necesidades calóricas, pero existen consejos generales que las personas pueden seguir mientras diseñan sus dietas luego de una cirugía a corazón abierto.

Restricción de sodio

Según Cardiothoracic Surgery of Savannah, GA, los pacientes cardíacos deben seguir una dieta que restrinja la ingesta de sodio a no más de 2.000 mg por día para evitar la retención de líquidos y prevenir la presión excesiva sobre el corazón. Tu médico te puede recetar un diurético para ayudar al cuerpo a expulsar el sodio y los líquidos.

Evitar alimentos poco saludables

Consumir alimentos saludables es esencial para la recuperación luego de una cirugía a corazón abierto, a fin de suministrar al cuerpo los nutrientes adecuados y mantener un peso saludable. La obesidad ejerce presión sobre el corazón, que necesita más oxígeno para bombear sangre a todo el cuerpo. Debes limitar el consumo de alimentos que contienen azúcar procesada. Además, debes limitar la ingesta de grasas al 30% del consumo calórico diario, porque algunos medicamentos pueden aumentar el contenido de grasa en la sangre, así lo advierte el Department of Cardiothoracic Surgery de la University of Southern California. Menos del 7% de las calorías deben provenir de grasas saturadas, que se encuentran principalmente en fuentes animales. Quita la grasa visible de la carne antes de cocinarla y no comas más de 3 onzas por día. Menos del 1% de las calorías debe provenir de las grasas trans, que se encuentran en la margarina y los alimentos procesados. Además, debes consumir menos de 300 mg diarios de colesterol.

Alimentos que debes incluir en la dieta

Opta por alimentos que contienen proteínas sin aportar una cantidad excesiva de colesterol. Dichos alimentos son las judías (beans), el pescado, los guisantes (peas) y las aves de corral sin piel. Dos veces por semana debes consumir pescado, en especial aceite de pescado, que contiene grasas saludables para el corazón. Además, debes incluir en tu dieta productos lácteos descremados o bajos en grasas, como la leche descremada y el yogur sin grasa. Evita los quesos con un alto contenido de grasas saturadas. En su lugar, opta por quesos bajos en grasas como el queso fresco, el requesón parcialmente descremado y el queso cottage bajo en grasas. Incluye más carbohidratos, en particular cereales integrales, en tu dieta. Además, consume una variedad de frutas y verduras, ya que la mayoría no aporta grasas y brinda un surtido de vitaminas y minerales al cuerpo.

Cómo lidiar con la falta de apetito

La recuperación de una cirugía puede ser un proceso agotador que a su vez quita el apetito y provoca náuseas. Puedes optar por comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día si sientes que no tienes el apetito suficiente como para tolerar comidas abundantes. El Department of Cardiothoracic Surgery de la University of Southern California recomienda consultar al médico si la falta de apetito o las náuseas persisten.

Más galerías de fotos



Escrito por chris passas | Traducido por valeria d'ambrosio