Dieta sin preservantes

Una dieta enfocada en alimentos naturales y orgánicos es esencial para mantener un cuerpo saludable, pero la mayoría de los alimentos están atados a preservantes para hacerlos durar más en las repisas del supermercado. Algunos de estos preservantes pueden dañarte si los comes en grandes cantidades, explica el Center for Science in the Public Interest (centro para las ciencias en el interés público, CSPI por sus siglas en inglés). Los alimentos orgánicos no contienen preservantes y pueden ser encontrados en muchos supermercados, mientras los mercados de granjeros deben ofrecer carne, frutas y vegetales libres de preservantes.

Preservantes y sus efectos colaterales


Un acercamiento de una variedad de fruta seca.

Casi cada alimento que está procesado incluye preservantes, desde los naturales como la sal, el vinagre y el azúcar, a los químicos producidos en el laboratorio. Por ejemplo, el dióxido de sulfuro protege a la fruta seca contra las bacterias. La University of Minnesota explica que un químico llamado nitrito preserva el sabor de la carne, previene la rancidez y los malos olores y desarrolla el color y el sabor de la carne curada. Sin embargo, la universidad también encontró que cuando cocinas la carne a alta temperatura, el nitrito puede crear nitrosamina, y hay un enlace entre la nitrosamina y el cáncer. El bicarbonato de sodio (polvo para hornear) agregado al maíz enlatado y a los tomates, puede elevar tu presión sanguínea, de acuerdo con el USDA. El CSPI también explica que algunos preservantes pueden causar el desarrollo tumores en tu cuerpo.

Orgánico


Un paquete de carne orgánica.

En vez de alimentos procesados y empacados que se encuentran en el supermercado, busca carne, granos, pescado, fruta y vegetales orgánicos. Los alimentos orgánicos no está genéticamente modificada y generalmente está libre de pesticidas y cultivos químicos y tienen un mínimo de aditivos. De acuerdo con la Organic Trade Association (OTA por sus siglas en inglés, asociación de comercio orgánico) los alimentos están procesados mínimamente y están libres de ingredientes y preservantes artificiales "para mantener la integridad del alimento". Los preservantes son una adición reciente a la dieta humana, y los alimentos orgánicos representan un regreso a las viejas prácticas.

Alimentos


Una etiqueta de producto fresco.

La OTA dice que un amplia variedad de alimentos están disponibles ahora en forma orgánica, incluyendo cereales, pan, leche, helado, jugo, pasta, salsas preparadas, carne, aves, sopas, chocolate, galletas, vino, cerveza y vodka. Sin embargo, sólo porque la cerveza y el chocolate son orgánicos, no tienes libre dominio sobre ellos para comer vastas cantidades de los mismos. El exceso de alcohol y azúcar son malos para tu salud a pesar de todo. La clave es leer la etiqueta. Ignora los empaques en los que se lee "todo natural"; en vez de eso verifica la lista de ingredientes y asegúrate de que no incluye nada que suene como una tarea de química, tal como diglicérido o BHT.

Consejos


Productos orgánicos.

Para una dieta sin preservantes, puedes tener que cambiar radicalmente tus hábitos para comprar y comer. Evita la comida rápida y la comida de la mayoría de los restaurantes, porque no puedes controlar los preservantes usados. Evita la comida procesada de los supermercados y en su lugar enfócate en la comida natural. Muchos supermercados tienen secciones dedicadas a los productos orgánicos, libres de preservantes, pero también verifica en los mercados de los granjeros en tu área. Si no estás acostumbrado a cocinar en casa, compra libros de cocina y prueba nuevas recetas para incrementar el gozo en tu nueva elección de comida.

Consideraciones


Una mujer leyendo la etiqueta en un producto.

Ciertos productos de medicinas y cosméticos también contienen preservantes, utilizando químicos diferentes a aquellos usados para preservar la comida, pero con el mismo propósito: extender la vida en las repisas y la frescura del producto. El Food, Drug and Cosmetic Act, FD&C;, de 1938 (Ley de alimentos, drogas y cosméticos de 1938) tuvo una enmienda en 1958 con un Food Additives Amendment (enmienda para los aditivos de los alimentos) y establece que la U.S. Food and Drug Administration (administración para alimentos y drogas de los Estados Unidos) debe aprobar todos los preservantes. Esta monitorea la seguridad de todos los preservantes en línea con los avances científicos.

Más galerías de fotos



Escrito por martin green | Traducido por jorge de leon polanco