Dieta postoperatoria después de un cableado de mandíbula

Aunque se ha utilizado como un medio para promover la pérdida de peso en el pasado, la mayoría de la gente ahora necesita tener cableada su mandíbula para fijar una mandíbula defectuosa causada por una enfermedad o para ayudar en la reparación de una mandíbula rota como resultado de un accidente. No importa cuál sea la causa, sin embargo, la gente que tiene la mandíbula cableada no puede masticar o comer alimentos sólidos y debe seguir una dieta líquida post-operatoria. Incluso aunque no puedas comer alimentos cuando tu mandíbula esté cableada, es importante que incluyas una variedad de alimentos provenientes de todos los grupos de comidas.

Consejos para comidas mezcladas

Tú puedes mezclar casi cualquier alimento en forma líquida, según el Dr. Jon Turesky. El truco es mezclar la comida lo suficientemente suave para que no sea necesario que la mastiques, y lo suficientemente fina para que la puedas beber. Si no tienes una batidora, un procesador de alimentos también funciona. Si estás teniendo problemas para lograr la consistencia correcta de la mezcla, utiliza un colador como una estopilla para quitar los grumos. Deberás evitar cualquier comida con nueces, semillas o cáscara porque pueden quedar atrapados en tus dientes o alambres. Para asegurarte de que estás obteniendo los nutrientes adecuados, trata de ingerir cinco a seis pequeñas comidas mezcladas durante el día.

Granos para calorías

Los granos incluyen alimentos como pasta, arroz, cereales, pan y galletas. Son una buena fuente de calorías y también ofrecen fibra, vitaminas y minerales. Los alimentos integrales son una opción más saludable y deberán estar incluidos en la dieta para tu mandíbula cableada. Cuando mezcles los granos, utiliza agua, leche o caldo como base líquida. Cocina tus pastas y arroz hasta que estén blandos, para ayudar con el proceso de mezclado.

Frutas y verduras para vitaminas

Las comidas de frutas y verduras mezcladas son como los batidos que compras en tu tienda favorita de jugos. Estos tipos de comidas mezcladas tienen alto contenido de nutrientes y son una buena fuente de fibra. Las frutas frescas, congeladas y enlatadas, empacadas en su propio jugo son todas buenas opciones para tu dieta para mandíbula cableada. Quizás te resulte más fácil cocinar las verduras antes de mezclarlas en la leche, caldo o jugo de verduras. Las verduras enlatadas y congeladas se mezclan bien.

Carne, leche y frijoles para las proteínas

Además de ofrecer proteínas, las carnes y los frijoles también son una buena fuente de hierro y vitaminas B, mientras que la leche te da calcio, vitamina D y potasio. Incluye mayormente carnes magras, como pavo y pescado, en tu mezcla para limitar tu ingesta de grasas saturadas. Cocina tus carnes y córtalas en pequeños trozos antes de mezclarlas, y utiliza caldo o leche como base. Utilizar leche o yogur como líquido para algunas de tus comidas te puede ayudar a asegurarte de que consigues los nutrientes necesarios.

Poner todo junto

Ahora que sabes que puedes mezclar todo, verlo te puede ayudar a juntar todo en las comidas para ayudarte a crear tus propias comidas. Para el desayuno, mezcla avena cocina con una banana utilizando leche como base. A media mañana, prueba un batido de frutas y verduras hecho con bayas, bananas, col (kale) y yogur. Una buena comida para el almuerzo puede incluir pollo, arroz integral y judías verdes (green beans) mezclados con caldo de pollo. A mitad de la tarde, podrías probar con una mezcla de manzana, zanahoria y tofu. Para la cena, mezcla pasta integral cocida blanda, carne de res magra y guisantes con jugo de verduras. Y finalmente, termina tu día con un batido de leche.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por aldana avale