La dieta paleolítica y el café

La dieta paleolítica se trata de elegir alimentos naturales que consumían nuestros ancestros y evitar consumir alimentos modernos refinados para optimizar tu salud y desempeño. El café definitivamente no era parte de la dieta del período Paleolítico, pero muchos seguidores de ella sienten la necesidad de tomar su java diario para mantenerse activos en la jungla urbana.

Comer al estilo paleolítico

La dieta paleolítica es libre de gluten, libre de cereales, libre de legumbres, libre de lácteos y libre de azúcar. Los alimentos que constituyen la base de esta dieta son las proteínas magras provenientes de huevos y pollos de campo, peces y mariscos pescados en estado libre, carnes de ganado alimentadas a pasto como así también frutas y hortalizas y grasas provenientes del aguacate (avocado), aceite de coco, aceite de oliva, frutos secos y semillas. La forma de comer paleolítica es rica en nutrientes, antioxidantes y grasas omega-3, mientras que es pobre en carbohidratos, moderada en proteínas y alta en grasas.

Café y dieta paleolítica

Si te energizas por la mañana con un mocha u otro café endulzado con un copete de crema batida, deberás abandonar este hábito para convertir tu dieta en paleolítica. Esos tipos de café están cargados de azúcar y además contienen lácteos. Una mejor opción es el café negro, sin azúcar y sin leche. Sin embargo, la cafeína del café puede inhibir el buen funcionamiento de tu sistema inmunológico y ésta es la razón por la que se aconseja a las personas que padecen enfermedades autoinmunes que eviten el café y la cafeína en la dieta paleolítica. Más aún, si sientes que eres adicto al café y necesitas más de una taza por día, podría ser una buena idea disminuir o suspender completamente tu hábito de beber café durante algunas semanas o meses para ver si tu cuerpo se adapta a una vida sin cafeína.

Alternativas del café

El café descafeinado puede ser una opción si realmente necesitas tomar algo que te recuerde algo a tu habitual taza de café al comienzo de la mañana. Seguirás teniendo el sabor pero sin la cafeína. Un trago o dos de expreso negro de vez en cuando puede ser una buena opción ya que contiene menos cafeína en comparación a una taza de café de filtro. El té también es una buena forma de disminuir la dosis de cafeína y aún así tendrás algo sabroso que tomar a lo largo del día.

Aumentar tu nivel de energía

Tu necesidad de cafeína podría estar escondiendo alguna falta en tu estilo de vida. Si sigues la dieta y el estilo de vida paleolítica, tus niveles de energía debería estar mejor y no deberías tener necesidad de tu café diario. Échale un vistazo a tu dieta y asegúrate de no consumir gluten, cereales, lácteos o azúcar ya que podrían perjudicar tu progreso. Sigue una dieta paleolítica estricta durante algunas semanas y observa si tus niveles de energía mejoran. Ten en cuenta que en realidad podrías sentirte más cansado y fatigado durante los primeros días mientras tu cuerpo se acostumbra a una menor ingesta de carbohidratos, pero con el correr de los días tus niveles de energía probablemente sean más altos que nunca.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por paula santa cruz