Dieta para niños con diabetes tipo uno

Escrito por Jill Corleone, RDN, LD | Traducido por Ariadna Delgado
Los niños con diabetes tipo 1 deben comer comidas saludables como cualquier otro niño de su edad.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Mientras que la dieta es una parte muy importante del manejo de la diabetes tipo 1 de tu niño, no necesitas proporcionar alimentos especiales. De hecho, la dieta recomendada para los niños con diabetes tipo 1 es la misma dieta saludable recomendado para todos los niños. La única diferencia es que tienes que contar los carbohidratos para ayudar a controlar los niveles de azúcar.

Normas de una dieta general

La dieta para niños con diabetes tipo 1 debe ser balanceada.
Comstock/Comstock/Getty Images

La dieta para niños con diabetes tipo 1 debe ser balanceada e incluir una variedad de alimentos de todos los grupos de alimentos. Tu niño debe comer regularmente para ayudar a controlar los niveles de azúcar y satisfacer las necesidades de nutrientes. Un plan saludable de comidas para los niños con diabetes tipo 1 debe incluir tres comidas y tres bocadillos. Habla con tu médico o nutricionista sobre las comidas y refrigerios para que coordinen con las dosis de insulina y la actividad.

Carbohidratos para el control de azúcar en la sangre

Cuenta los gramos de carbohidratos en la comida que tu hijo come.
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Los carbohidratos son los nutrientes en los alimentos que afectan el nivel de azúcar en la sangre. Los granos, las frutas, la leche y los dulces contienen carbohidratos. Para ayudar con el manejo del azúcar sanguíneo, tu hijo debe comer una cantidad especificada de carbohidratos en cada comida o bocadillo. Las recomendaciones generales varían de 45 a 60 gramos en cada comida y 15 gramos en cada bocadillo, pero tu médico o nutricionista te puede ayudar a determinar las necesidades especificas de carbohidratos de tu hijo. Las etiquetas de los alimentos y libros acerca de contar carbohidratos pueden ayudarte a contar los gramos de carbohidratos en la comida que tu hijo come.

Proteínas y grasa para la energía y el crecimiento

La grasa y las proteínas no afectan el nivel de azúcar en la sangre.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

La buena noticia es que la grasa y las proteínas no afectan el nivel de azúcar en la sangre. Las proteínas apoyan el crecimiento y el desarrollo, mientras que la grasa suministra energía. Los alimentos ricos en proteínas, como la carne y el queso, deben ser incluidos en dos o más comidas y bocadillos. Tu hijo debe consumir grasas como aceites y mantequillas de maní en cantidades moderadas. Para ayudar a limitar el consumo de grasas, incluye productos lácteos sin o bajos en grasas.

Los bocadillos no afectan el nivel de azúcar en la sangre

El apio es una opción de bocadillos.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Algunos niños nunca tienen hambre, mientras que otros siempre piden comida. Si tu niño con diabetes tipo 1 tiene hambre pero no es la hora de la comida o del bocadillo, siempre es una buena idea tener una lista de bocadillos preparados que no afecten los niveles de azúcar. Las opciones incluyen el apio y mantequilla de maní, pepinos con aderezo para ensaladas bajo en grasa, un puñado de nueces y queso en tiras bajas en grasa, o rollos de pavo y lechuga.

Integrar todo

Plan de comidas.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Un ejemplo de menú puede ayudarte a hacer tu plan de comidas. Un desayuno para tu hijo podría incluir un panecillo Inglés de trigo entero con mantequilla de maní, una taza de leche descremada y un plátano pequeño. De merienda, ofrécele 6 onzas de yogur bajo en grasa. Un almuerzo saludable podría incluir un emparedado de pavo en pan de trigo entero con una pequeña manzana, palitos de zanahoria y cuatro galletas integrales. Para un bocadillo de merienda, tres tazas de palomitas de maíz infladas. Una cena baja en carbohidratos para tu niño podría incluir 1 1/2 tazas de macarrones con queso, una taza de leche descremada y una ensalada mixta con aderezo de ensalada bajo en grasa. Para finalizar el día, alimenta a tu hijo con un puñado de almendras mezcladas con dos cucharadas de pasas.