Dieta para mujeres embarazadas con presión alta

La presión alta, también llamada hipertensión, sucede cuando la sangre circula por los vasos con más presión de la normal. Durante el embarazo, la presión alta generalmente se llama pre-eclampsia. Es probable que tu presión vuelva a normalizarse luego de que nazca tu bebé, pero es importante mantenerla a un nivel normal durante el embarazo para que el bebé se mantenga sano.

Alimentación sana

Durante el embarazo, procura mantener un peso sano para contribuir a la disminución de la presión sanguínea. Si subes más peso del necesario, tu cuerpo deberá cargar con un estrés adicional. Concéntrate en subir una cantidad normal de libras comiendo porciones normales y centrándote en consumir proteína magra, frutas, verduras, cereales integrales y lácteos descremados. La cantidad de peso a subir durante el embarazo depende de las necesidades de tu bebé en crecimiento y de tu peso antes de quedar embarazada. Habla con tu médico para saber cuánto peso deberías aumentar durante el embarazo.

Suplementos

Toma las vitaminas prenatales que te recomiende tu médico. Estas vitaminas están diseñadas para brindarte a ti y a tu bebé las vitaminas y nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo sano del bebé, y constituyen una parte importante de la dieta del embarazo. Algunas de las vitaminas también pueden ayudarte a regular la presión sanguínea.

Agua

Bebe mucha agua al estar embarazada. La American Pregnancy Association recomienda tomar por lo menos ocho vasos de agua por día si tienes la presión alta y estás embarazada.

Cosas a evitar

Si tienes la presión alta y estás embarazada, evita el alcohol y la cafeína. Limita el consumo de sodio optando por alimentos con bajo contenido de sodio y usando poco o nada de sal en las comidas. También puedes mantener la presión baja absteniéndote de comer frituras.

Sugerencias

Habla con tu médico sobre otras formas de controlar la presión alta. Quizás te prescriba medicación, sugiera que levantes los pies lo más seguido posible y sugiera que hagas ejercicio con más frecuencia. Durante el embarazo, tal vez puedas hacer ejercicio de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana, como por ejemplo caminar.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por noelia menéndez