Dieta para mujeres adolescentes con presión sanguínea baja

Puede ser normal que tu hija adolescente tenga presión sanguínea baja y no es algo por lo que tengas que preocuparte, siempre y cuando tenga una dieta bien equilibrada, sana y energética. Sin embargo, debes buscar ayuda médica inmediata si tu hija se queja constantemente de estar cansada, sentir náuseas, frío, sudor frío, si tiene la piel pálida, siempre tiene sed, se siente mareada, le falta concentración, se siente deprimida, tiene visión borrosa o se desmaya. Estos síntomas hacen que la presión baja sea una causa de preocupación y se debe determinar la razón subyacente.

Baja presión sanguínea en adolescentes

La American Academy of Pediatrics señala que la hipotensión ortostática o baja presión sanguínea es una causa posible de mareos y desmayos en adolescentes causada por cambios abruptos en la posición. La baja presión sanguínea puede ser causada por el reciente crecimiento repentino de la chica, acompañado por un aumento en el volumen de sangre y un cambio en su centro de gravedad. La anorexia, un desorden alimenticio, es otro factor que puede causar baja presión en una adolescente, según un extracto de “The Parent’s Guide to Eating Disorders”, del sitio web Eating Disorders. Como los mareos y los desmayos debidos a la baja presión sanguínea pueden producirse aun antes de que la adolescente haya perdido mucho peso, es esencial prestar atención a sus hábitos alimenticios.

Cantidades diarias recomendadas

Las chicas adolescentes necesitan comer alimentos sanos que cumplan con sus requerimientos nutricionales para mantener una presión sanguínea normal. Dependiendo de su nivel de actividad, Dietary Guidelines for Americans recomienda que las adolescentes de entre 14 y 18 años de edad consuman entre 1,800 y 2,400 calorías por día. También se recomienda que el 45 a 65 por ciento de las calorías totales provengan de los carbohidratos, 25 a 35 por ciento de las grasas y 10 a 30 por ciento de las proteínas. Algunos nutrientes que tu adolescente precisa comer todos los días incluyen 700 microgramos de vitamina A, 15 microgramos de vitamina D, 1,300 mg de calcio, 15 mg de hierro y menos de 2,300 mg de sodio.

Dieta para la presión baja

La American Academy of Pediatrics advierte que la presión sanguínea baja puede producirse si tu adolescente consume poca sal y bebe pocas cantidades de líquidos. Sin embargo, solo incrementa su consumo de sal si esto es recomendado por su médico, ya que ingerir mucha sal puede llevar a tener la presión muy alta. Incita a tu hija a seguir los consejos recomendados por la Clínica Mayo. Estos incluyen beber más agua y comer mucha variedad de frutas, vegetales, pollo, pescados y carbohidratos con cereales integrales para asegurarse de que su dieta contenga todos los nutrientes requeridos en las cantidades recomendadas.

Una dieta sana

USDA’s MyPlate recomienda que las adolescentes de entre 14 y 18 años que son moderadamente activas consuman 2½ tazas de vegetales, 1½ de frutas, 5 equivalentes onza de alimentos ricos en proteína, 6 equivalentes onza de granos, 3 tazas de leche y productos lácteos y unas 5 cucharaditas de aceite por día. Al variar los vegetales, frutas, carnes y cereales en cada comida, puedes asegurarte de que consume una dieta equilibrada. Una dieta sana y un peso saludable suelen ayudar a mantener una presión sanguínea normal.

Más galerías de fotos



Escrito por sukhsatej batra | Traducido por mariana palma