Dieta para mejorar la función pulmonar

Aunque es posible que no seas capaz de sentirlo, tus pulmones están casi constantemente bajo ataque por los contaminantes inhalados, agentes patógenos transportados por el aire y los radicales libres. Además, tus células pulmonares son de alto mantenimiento, lo cual requiere grandes cantidades de vitaminas y minerales para mantenerse saludables. El consumo de una dieta saludable puede ayudar a proteger tus pulmones del daño y promover la función pulmonar en general.

Calorías

Bajar de peso puede ayudar a mejorar la función pulmonar en personas con sobrepeso, según informa la European Lung Foundation. El exceso de peso hace que sea más difícil para los pulmones realizar el acto físico de la inhalación y la exhalación. El ELF afirma que la reducción de las tasas de obesidad podría prevenir más de un tercio de todos los casos de asma. Además de hacer ejercicio con regularidad, consumir las calorías adecuadas es un aspecto importante del control de peso. Si necesitas bajar de peso, habla con tu médico para discutir las opciones de tratamiento apropiadas para ti

Grasas Omega-3

Los ácidos grasos omega-3 saludables reducen la inflamación en los pulmones, ayudándolos a respirar mejor. Las grasas omega-3 también pueden ayudar a reducir el riesgo de la formación de células cancerosas en los pulmones. Sin embargo, el ELF señala que la mayoría de los adultos no consumen las grasas omega-3 que necesitan en sus dietas. Las fuentes naturales de grasas omega-3 incluyen atún, soja, frijoles negros, semillas de lino y nueces. Si tomas medicamentos para la presión arterial alta, habla con tu médico antes de aumentar tu consumo de grasas omega-3, ya que esto puede interferir con la acción de tus medicamentos.

Antioxidantes

Los antioxidantes protegen a las células pulmonares vulnerables de los daños causados ​​por la oxidación. La oxidación puede ocurrir por la inhalación de contaminantes o humo de tabaco. En general, los productos frescos con pigmentación oscura tienden a ser ricos en antioxidantes. Especialmente los alimentos ricos en antioxidantes incluyen arándanos, manzanas, espinacas, aceite de oliva, mangos y pimientos. Para la salud en general, intenta consumir por lo menos nueve porciones de frutas y verduras todos los días, aconseja la Harvard School of Public Health.

Sodio

Restringir el consumo de sodio es una parte importante de una dieta para mejorar la función pulmonar. De acuerdo con el ELF, el consumo excesivo de sodio puede restringir las vías respiratorias en las personas con problemas respiratorios como el asma. Además, el sodio puede causar retención de líquidos, haciendo más difícil el trabajo para tus pulmones. Los alimentos ricos en sodio a evitar incluyen las comidas congeladas, comida rápida, productos de panadería y conservas vegetales.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan devon | Traducido por mariano abrach