La dieta mediterránea antiinflamatoria

La dieta mediterránea es una dieta para perder peso y mantenerse que promueve una forma saludable de comer. Esta dieta se centra en frutas y vegetales, grasas saludables, cereales integrales y pescado. Se le llama a menudo la dieta anti-inflamatoria debido a su énfasis en los alimentos saludables que son ricos en nutrientes y antioxidantes. Una dieta rica en frutas y verduras y baja en grasas saturadas reduce la inflamación en los ancianos y disminuye el riesgo global de enfermedad cardiovascular.

Fortalece el sistema inmunológico

Una dieta anti-inflamatoria, como la dieta mediterránea, contiene alimentos anti-inflamatorios que desarrollan un sistema inmune más fuerte. La inflamación en el cuerpo debilita el sistema inmunológico y su capacidad para luchar contra las enfermedades. Las toxinas y los radicales libres a menudo se acumulan en el cuerpo al optar por comidas dañinas, el aire que respiramos y los productos químicos en nuestro medio ambiente. Los alimentos que son bajos en ingredientes anti-inflamatorios y alta en nutrientes y antioxidantes combaten los radicales libres que dañan las células y tejidos del cuerpo.

Grasas monoinsaturadas

La dieta mediterránea es baja en grasas saturadas y alta en grasas saludables, las monoinsaturadas principalmente. Más de la mitad de sus calorías de grasa provienen de grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva, frutos secos y semillas. Esto contribuye a una disminución del riesgo de enfermedades del corazón y otras enfermedades mortales. Las grasas no saludables, como las grasas trans saturadas, por el contrario, aumentan la acumulación de placa en las arterias y conducen a la aterosclerosis. Este es un factor de riesgo que contribuye a la enfermedad cardíaca y al accidente cerebrovascular. La dieta mediterránea es más baja en este tipo de grasas que incluyen alimentos fritos, helados y pasteles.

Bajo contenido de proteínas

La dieta mediterránea enfatiza en alimentos ricos en nutrientes que son altos en fibra y grasas saludables. En particular, la dieta consiste en frutas, verduras, granos integrales, como pan y pastas, aceites de oliva, nueces, semillas, legumbres, granos, pescado y muy pocas aves de corral. Esto crea un equilibrio entre los hidratos de carbono complejos, proteínas magras que ayudan a crear músculo y grasas saludables satisfactorias. Tiene un menor énfasis en los alimentos ricos en proteínas a diferencia de muchas dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas. Se cree que el exceso de proteínas en el cuerpo puede aumentar la inflamación en el cuerpo, incluyendo los órganos como el hígado, que tiene que trabajar más duro para descomponer estos alimentos. Por lo tanto, los huevos y la carne normalmente deben comerse solo un par de veces a la semana.

Digestión saludable

La dieta mediterránea puede ayudar a bajar de peso y mantener un peso saludable debido a sus ingredientes saciantes. Los alimentos ricos en fibra como frijoles, legumbres, granos enteros y verduras ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre para evitar antojos. Además, la fibra es esencial para disminuir la inflamación en el cuerpo, ya que ayuda a tener una digestión saludable. La fibra es la parte no digerida de los alimentos de origen vegetal que se mueve a través del cuerpo para su eliminación. A lo largo del proceso digestivo, se acumula el exceso de toxinas y productos de desecho que son perjudiciales para el cuerpo y producen molestias gastrointestinales e inflamación.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por mario francia