Dieta luego de una cirugía de vesícula

Después de una cirugía de la vesícula biliar, o colecistectomía, el cuerpo necesita tiempo para sanar. Luego de tu salida del hospital, el médico puede recomendar seguir una dieta baja en grasas durante el primer mes para ayudar a reducir la indigestión y el malestar digestivo. Después de eso, normalmente se puede reanudar una alimentación normal, sin ninguna restricción. Es común experimentar estreñimiento durante varios días después de la cirugía. Si esto ocurre, tomar jugo de ciruelas o tomar otro laxante suave puede ayudar a promover la regularidad, recomienda la Universidad de Maryland Centro Médico St. Joseph.

Digestión de grasa luego de la cirugía


Evita los alimentos fritos y grasosos.

Tu vesícula se encuentra debajo del hígado y actúa como una fuente concentrada de sales biliares, que se liberan hacia el intestino para ayudar a digerir la grasa dietética. Inmediatamente después de la cirugía de vesícula, puede que te resulte difícil digerir una gran cantidad de grasa en una comida. Si este es el caso, la reducción del consumo diario de grasa puede ayudarte hasta que te recuperes. Es común limitar el consumo de grasas a entre 40 y 50 gramos al día, según la tolerancia. Si tu médico te receta un plan de alimentación bajo en grasa después de la cirugía, puede que te indique que evites los alimentos fritos, grasosos y picantes, ya que pueden irritar el aparato digestivo.

Grasa, queso y leche


Los aguacates contienen grasa buena.

Es común limitar las grasas a tres porciones por día en una dieta baja en grasa. Generalmente, puedes comer aguacate, crema, queso crema, margarina, aceitunas, mayonesa, nueces, mantequilla de maní, crema agria y aderezo para ensaladas. Ejemplos de una porción de grasa incluyen 2 cucharadas de crema, de cuatro a cinco nueces, 1 cucharada de aderezo para ensaladas, cinco aceitunas pequeñas y 1 cucharada de mantequilla de maní. Aunque el médico puede hacer recomendaciones individualizadas, es normal atenerse a la leche descremada o al queso, leche, yogur bajo en grasa y otros productos lácteos hechos con leche descremada.

Carne vacuna, de pollo y pescado


El lomo de cerdo es un corte magro.

Puede que necesites limitar la carne, el queso, el pollo y el pescado a un total de 6 onzas (170 gr) por día, y es común mantenerse limpio de carnes con grasa tales como la panceta, las costillas de ternera, las carnes enlatadas, las sardinas, el hígado de pollo, carne de cerdo salada y las salchichas. Puede que tu doctor recomiende recortar la grasa visible en tu carne antes de cocinarla y elegir métodos de cocción que no requieran aceite, como hornear, grillar, asar y rostizar. En general, podrás comer carne de vaca magra, cordero, ternera, pollo sin la piel y cortes magros de cerdo como el lomo.

Otros alimentos


El cereal está permitido.

Es normal evitar los productos de panadería que contienen leche entera, yemas de huevo, nueves o más de 2 gramos de grasa por porción. Esto incluye los productos para desayuno como los panqueques, los waffles y los muffins. Todas las frutas en general son permitidas, pero el aguacate se limita a un octavo de la fruta por porción. Los vegetales generalmente son seguros mientras que la preparación no involucre adición de grasa o leche entera. Es común incluir alimentos tales como cereal, panes, pasta, arroz, fideos y galletas, también como bebidas hechas sin crema, leche entera o chocolate. Las sopas hechas sin grasa añadida o leche entera en general se permiten en este tipo de dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por janet renee, ms, rd | Traducido por cinthia perez